Gomito es el ídolo de Nueva Chicago

Gomito: el último de su clase

Comparte esta pubicación

En el mundo moderno donde todo es negocio e intereses, no suele haber gente que deje todo por amor. Pero siempre en la vida, como así también en el fútbol, hay excepciones y esta se llama Christian “Gomito” Gómez


Un 7 de noviembre pero de 1974 nacía en Buenos Aires un hombre que cambiaría la historia de un club pero también así la de un barrio. Gomito vino al mundo con una pelota bajo el brazo pero con la verdinegra en su corazón. Desde pequeño soñaba jugar en el club de sus amores, Nueva Chicago. Un equipo humilde pero que gracias a la pasión de su ferviente hinchada puede ser considerado como uno de los más importantes de la Capital Federal.

Decir Chicago es decir Mataderos, y allí nombrar a Gomito es hablar de un Dios. Tanto es el amor que le tiene la hinchada del “Torito”, que fue capaz de cambiar los aplausos a las barridas y a la entrega para pasar a vibrar y emocionarse con un caño y una gambeta ofrecida por su diez. Desde sus comienzos en el club, Gómez no dejó de impresionar. Su gran técnica y cariño por los colores atraían a propios y extraños. En su primera etapa logró un ascenso a primera división y el corazón de todos los fanáticos.

Gomito tendrá a partir del 7 de noviembre una estatua en el estadio de Nueva Chicago

Luego de pasar por Independiente, donde fue campeón, Gomito emigró a EEUU. Allí tuvo grandes actuaciones y hasta fue elegido como el jugador más valioso en el 2006. Además ganó varios  trofeos individuales y grupales. Pero el equipo de sus amores no la pasaba nada bien. Los problemas económicos y los conflictos con los barras bravas hacían temblar a Nueva Chicago. La quiebra estaba a la vuelta de la esquina y solo se hablaba del club por sus desgracias. Ante esto Gómez no lo dudó y regresó para dar una mano.

Desde el regreso de Gomito, Nueva Chicago obtuvo cuatro ascensos y llegó hasta la máxima categoría. Pero lamentablemente el ídolo de Mataderos sufriría una grave lesión en su rodilla y se perdería casi toda la temporada. Esto sin dudas repercutió en el plantel y su paso por la primera división fue fugaz. No obstante y pese a tener 43 años, Gómez continúa con su carrera y mantiene vivas las ilusiones de un “Torito” que sueña con volver a la A.

Gomito es el jugador con más presencias en Chicago, con más de 400 partidos y es el tercer goleador histórico con 106 goles. Además ha recibido la mención al mérito deportivo por parte del Senado de la Provincia de Buenos Aires. Pero sin dudas el mayor reconocimiento se lo dan los hinchas en cada partido, ya que cuando el diez deja la cancha, todas las tribunas se levantan a aplaudirlo y a corear su nombre. Además el 7 de noviembre, día de su cumpleaños, un grupo de fanáticos le hicieron una estatua que estará en el estadio del club de sus amores.

Imagen: Clarín.com

Twitter: @Chikicanch

Comparte esta pubicación