FC Barcelona y Deportivo Alavés se verán las caras en la final de la Copa del Rey el próximo 27 de mayo. Un encuentro equiparable al mítico enfrentamiento entre David y Goliat que, a priori, pondrá la guinda final a los más de 50 años de vivencias del Estadio Vicente Calderón



Tras eliminar a un gran Celta del Vigo en Mendizorroza, los pupilos de Pellegrino disputarán la segunda final de su historia. El actual equipo revelación de esta temporada, con el permiso del Sevilla y de la  Real Sociedad, ya derrotó en el pasado mes de septiembre al que será su rival en la gran cita de mayo. Es digno de recordar que hace cuatro años los seguidores albiazules animaban a los suyos en estadios desérticos donde apenas cabían más de 10.000 seguidores. De todo para poder mantener la categoría en una Segunda División B que coqueteó muy de cerca y de manera injusta con un club que pasaba por el peor momento en sus más de 90 años de historia.

Las lágrimas de la desesperación fueron eternas. No obstante, la delicada situación dio un giro de 180 grados en menos de un lustro. Mismo equipo, pero diferente gestión tanto en los despachos como en los propios terrenos de juego lograron ascender al equipo a la Segunda División. El resto de la historia ustedes ya la conocen. Este club ha pagado durante mucho tiempo los innumerables errores cometidos por personas vinculadas al club, pero ajenas al sentimiento de una barriada que no dejó de sufrir.

10 años. Ni uno más, ni uno menos. Esa fue la deuda a pagar por la afición, la misma que, pese a vivir una situación surrealista, siempre mantuvo la ilusión de poder retornar a la élite del fútbol español. Por momentos parecía que estaban condenados a cadena perpetua, pero eso ya es pasado. Ahora, posicionados en mitad de la tabla y clasificados para jugar la final de la Copa del Rey, el equipo vitoriano evidencia que los clubes más humildes también tienen cabida en la élite del fútbol mundial. La hazaña conseguida no es casualidad: Nástic, Deportivo de la Coruña, Alcorcón y Celta han sido derrotados a doble encuentro por un club modesto en economía, pero grandes en valores. El FC Barcelona ya espera al verdadero ‘ganador’ de la otra Copa. Al fin el fútbol es justo con la historia.

Imagen: Diario AS

Twitter: @educornago