Comparte esta pubicación

La pandemia provocada por el Covid-19 ha traído consigo una abstinencia futbolística a la que no estábamos acostumbrados, pero también muchas lecciones.


El fútbol, por primera vez para nuestra generación, ha pasado a un segundo o tercer plano. Casi irrelevante. Sin embargo, es curioso que todavía forme parte de nuestras vidas. De un modo u otro, forma parte de nosotros. Nos acompaña en el día a día.

Pero nada más lejos de la realidad. Esta pandemia provocada por el Covid-19 nos ha hecho ver que el fútbol no es tan esencial como creíamos. Sí importante, pero no esencial.

Los héroes no eran quién creíamos.

Estábamos equivocados. Ni Messi ni Cristiano Ronaldo. Ni Oblak ni ter Stegen. Los únicos capaces de hacer ‘milagros’ van con batas blancas y forman parte de los equipos sanitarios de los hospitales. Y conviene no olvidarlo nunca. Todo nuestro reconocimiento y gratitud para ellos.

Porque sí, volveremos a disfrutar con la Champions League, a vibrar con un derbi, y a debatir sobre el VAR, pero el coronavirus nos ha enseñado que héroe es una palabra que se le queda grande a un mero deportista, por muy grande que sea la gesta que alcanzó.

El papel del fútbol en la sociedad actual.

El fútbol, por suerte o por desgracia, tiene una gran repercusión en la sociedad actual. En cualquier parte del mundo se grita ‘GOL’, y todos saben su significado. Pocos fenómenos tienen tanto poder como el fútbol. Y como dijo Stan Lee: “Un gran poder conllevar una gran responsabilidad”.

¿Y ha cumplido el fútbol con su papel en esta crisis sanitaria? Sí, en gran medida. La mayoría de jugadores relevantes han donado o están detrás de algún movimiento solidario que busca recaudar fondos o ayudas humanitarias. Varios equipos de fútbol han donado material, dinero, o incluso han puesto a disposición de los gobiernos sus instalaciones. Las propias instituciones deportivas también lo han hecho. Todo el mundo del fútbol se ha volcado para frenar el coronavirus.

El fútbol también tiene gran relevancia en la parte anímica de las personas. Es increíble ver como este deporte puede incidir directamente en la felicidad de las personas. Campañas tan emotivas como ‘Nadie sale campeón solo’ de la AFA, nos recuerda el poder que tiene el fútbol para hacernos sentir unidos. Y lo importante que es ‘jugar en equipo’ para poder ganar.

 

Como decíamos, muchos son los equipos que han participado desinteresadamente en campañas, eventos o acciones solidarias. Y esto es lo que hace grande a este deporte. Un fenómeno que forma parte de la vida de muchas personas y tiene la obligación moral de estar ahí cuando se le necesita. Aportando su granito de arena, como todos.

El fútbol es más fútbol por cosas como estas. Y para finalizar, cabe rescatar la famosa frase de Jorge Valdano: “El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes”.

#QuédateEnCasa

Imágenes: Twitter

Twitter: @EmiHuertas_

Comparte esta pubicación