Pese al frío, el Madrid Castilla sumó tres valiosos puntos en un encuentro con acento argentino de la mano de Franchu


Franchu fue el autor del único gol del Real Madrid Castilla-Burgos. El argentino exhibió un auténtico recital de filigranas, desborde y efectividad. Su golazo puso en pie a los más de 1.500 aficionados que se desplazaron hasta el Estadio Alfredo Di Stéfano. El extremo disparó con potencia un balón rebotado y limpió las telarañas de la portería del Burgos. 

Sin duda alguna, Franchu está siendo uno de los líderes más destacados de esta filial blanco. Si tiramos de antecedentes nos encontramos con Achraf, Reguilón y Javi Sánchez como grandes ejemplos de que ‘La Fábrica’ sí da unos extraordinarios resultados. Su función no es otra que la de formar y a la vista está que lo cumplen. El mayor responsable de este buen trabajo es Ramón Martínez, quien está haciendo una labor espectacular en un club donde la exigencia siempre es máxima.

Ya sin Solari en el banquillo, el Madrid Castilla supo reencontrarse con la victoria en una temporada donde los resultados parecen convencer, al menos, para llegar a pensar en un posible y merecido ascenso a Segunda División. No es casualidad que jugadores de la clase de Fidalgo, De Frutos y del ya mencionado Franchu estén rindiendo a este nivel. 

El madridista debe acostumbrarse a este tipo de futbolistas porque les darán muchas alegrías en un futuro posiblemente no muy lejano. En los entresijos de Valdebebas se respira un ambiente muy saludable, donde los valores priman por delante de cualquier otro aspecto. 

Foto: Agencias