Florentino Pérez deja de escuchar al Bernabéu

Comparte esta pubicación

Con la llegada del mercado invernal, nuevos nombres se ponen en la mesa de las oficinas del Bernabéu para mejorar el equipo blanco. Kepa es el mejor situado para recalar en el Real Madrid. Sin embargo, parece que la demarcación de portero no es la más débil en la actualidad blanca


Hubo un tiempo, no muy lejano, donde los aficionados madridistas priorizaban fichajes y sus reclamos llegaban a las oficinas blancas y se efectuaban. Sin embargo, la locura de romper el mercado con fichajes galácticos ha quedado en el pasado. La calma se respira en el Bernabéu desde el 2014, cuando el Real Madrid levantaba la deseada “Décima”. Desde ese año, han llegado al Tour del Bernabéu dos Champions más, al igual que numerosos títulos internacionales, más la esperada Liga de la temporada pasada.

Ahora bien, el río ha empezado a sonar con fuerza. En el mes de diciembre la Liga parece casi imposible. El Barça se presenta invencible. Y el PSG está a la vuelta de la esquina. Y a ello hay que sumarle que el Real Madrid no es el Real Madrid de los últimos tiempos. Cristiano Ronaldo sigue ganando títulos individuales, pero ya no rompe redes con tanta frecuencia. Benzema es el “gato” más escondido desde su llegada. La defensa es endeble. Y Bale pasa más tiempo en fase de recuperación que en convertirse en el nuevo “CR7”. Es por ello, que los merengues consideran que ha llegado el momento de fichar y fichar bien. El portero del Athletic Club es el primer nombre de los futuribles fichajes. Las llegadas de este verano convencían al Bernabéu, pero Zidane no ha depositado confianza en ninguno de ellos. Si el míster no les quiere, el Real Madrid necesita una plantilla con la fe del técnico. Además, el Manchester City y el PSG no han tenido reparo en desbaratar a los equipos sus grandes líderes para consolidarse como los principales aspirantes a los títulos europeos y romper la hegemonía del Real Madrid y Barça.

Las arcas del Bernabéu están llenas, pues no se han producido grandes desembolsos desde la llegada de Bale. Sin embargo, los dirigentes blancos consideran que el mercado está “loco” y que hay que ser cauto con los fichajes. La llegada al Liverpool del defensa Van Dijk por 85 millones de euros es solo una prueba más de la situación de los fichajes en el fútbol. Por este motivo, Florentino Pérez prefiere optar por la tranquilidad. No obstante, el Bernabéu peca de no tener memoria y si esta temporada acaba en blanco la impaciencia y los aires de crisis volarán por Chamartín. La afición pide a Harry Kane, máximo goleador del año, teniendo en cuenta la falta de acierto de los delanteros blancos. El estadio blanco echa de menos a Morata y a Mariano y se desesperan con el desacierto de Benzema y la poca efectividad en Liga, esta temporada, del actual Balón de Oro. Pero Florentino Pérez sabe que traer al inglés a Madrid le saldrá por más de 200 millones de euros y que no será una operación sencilla. En las oficinas blancas prefieren continuar con la dinámica de fichajes de estos últimos años y seguir fichando jugadores con proyección y pequeñas promesas como Ødegaard y Vinicius. Los títulos que gane el Barça a final de temporada determinará si esta mecánica cambia y se invierte en un jugador como Kane. El 2018 dictará. 

Foto: Real Madrid

Twitter: @AlbaLopez143

Comparte esta pubicación