Pocos nombres se presentaron para la presidencia de la Dimayor y, entre aquellos escasos, hubo uno que se impuso con facilidad: el de Fernando Jaramillo. Este personaje será el encargado de afrontar las problemáticas que afronta en la actualidad el fútbol colombiano


El pasado jueves se llevó a cabo la asamblea de la Dimayor que tenía como principal objetivo el de seleccionar el nuevo presidente de esa institución. Su nombre fue, quizás, el único en consolidarse y la mayoría coincidía en su postulación. Con treinta (30) votos a favor, uno (1) en contra y (5) en contra Fernando Jaramillo fue seleccionado nuevo presidente de la Dimayor. Se considera que llega con la responsabilidad de afrontar de forma inmediata dos situaciones: la reanudación del fútbol y la distribución de los derechos televisivos.

¿Quién es?

Fernando Jaramillo es más empresario que un dirigente deportivo. Sus logros con mayor reconocimiento se perciben en aspectos empresariales, pero, algunos, con relación en el fútbol. El nuevo presidente de la Dimayor tiene 58 años y posee un título en Derecho de la Universidad de los Andes, entidad universitaria de la cual también tiene una especialización en Derecho. Su hoja de vida la completa con una maestría en el exterior.

Destaca por haber sido uno de los dirigentes con mayor influencia en Bavaria, reconocida empresa en Colombia, donde, algunos de los últimos logros empresariales, cuentan con participación directa de Fernando Jaramillo. Sin embargo, y como se mencionó en el inicio, ha tenido relación con el entorno futbolístico. Estuvo involucrado en la asociación entre Dimayor y Pony Malta, y del patrocinio de Águila en la Selección Colombia, el cual generó ganancias económicas de aproximadamente el 6% en la Copa Mundo Rusia 2018.

Empresario y político

Su nombre fue propuesto por Gustavo Serpa, máximo accionista de Millonarios y, aunque la mayoría de los clubes (30) coincidieron con su elección, existe algo de incomodidad en su vínculo tan estrecho con algunos dirigentes del club capitalino. Dicha situación se suma a su pasó como miembro de la junta directiva de Azul y Blanco, dueña ficha de Millonarios. Por tal razón, y como ha sucedido en numerosas situaciones en el pasado, se teme de un beneficio particular.

No obstante, la mayoría coincide es que es un individuo con liderazgo y con una alta influencia gubernamental, lo cual es beneficioso para el colectivo dirigente del fútbol colombiano. En la actualidad tiene buenas relaciones con el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, y el presidente de Colombia, Iván Duque. Ambos políticos perciben positiva la llegada de Fernando Jaramillo a la presidencia de la Dimayor. De igual forma, los presidentes de los clubes también perciben positivo este vínculo, y más en un momento donde la reanudación del fútbol colombiano depende más de asuntos definidos por el gobierno nacional.

Sin embargo, esta no es la única conexión política que ha tenido el ahora presidente de la Dimayor. Durante la presidencia de Cesar Gaviria (1990-1994) estuvo en el Ministerio de Hacienda y trabajó como secretario de Seguridad de la Presidencia.

Finalmente, y teniendo como reflexión los problemas económicos y de indemnización con Jorge Enrique Vélez, se acordó que su salario será de 50 millones de pesos, 25 millones menos a la cifra de quien fue hasta hace un par de semanas el presidente de la Dimayor.

El regreso del fútbol, un asunto inmediato

Sin duda alguna, la primera gestión que tendrá Fernando Jaramillo en la presidencia es concluir el regreso del fútbol colombiano. Dicho tema será el objetivo principal de la próxima reunión de la Dimayor, que se llevará a cabo el 16 de agosto. Y es una situación que aún no está resuelta porque, aunque se aprobó un formato de juego y se realizó una aproximación de fechas, el Ministerio del Deporte y el Ministerio de Salud perciben peligrosos e improbables en el momento algunos asuntos.

Tanto Iván Duque, presidente de Colombia, como Ernesto Lucena, ministro del Deporte, perciben inconveniente que la reanudación del fútbol colombiano se lleve a cabo en las sedes de todos los clubes, como se acordó con anterioridad en la Dimayor. Consideran que, justo cuando Colombia enfrenta uno de los momentos más críticos de la pandemia, sería imprudente y peligroso actuar de esa manera. Por su parte, proponen y consideran que lo indicado sería realizar una burbuja¸ como lo realizó Estados Unidos y la NBA, aunque en esta situación se seleccionaría una región.

El Eje Cafetero es el territorio que toma mayor nombre para ser la sede del fútbol colombiano en lo que resta de año. A diferencia de las ciudades con mayor influencia como Bogotá, Cali, Medellín o Barranquilla, las ciudades pertenecientes al Eje Cafetero afrontan menores dificultades en relación con la pandemia. Sumado a esto es una región que destaca por su infraestructura hotelera y por ser un punto central en el país. Aún no se han definido estos puntos, pero, a estos análisis se sumará el nombre de Fernando Jaramillo, de quien se espera logre actuar en beneficio del fútbol colombiano y todo lo que cae en relación sobre este deporte.

Twitter: @JuanDavidTibad2

Foto: Dimayor