Comparte esta pubicación

El Real Betis se dejó escapar dos puntos este domingo en el RCDE Stadium, en un encuentro donde los de Pablo Machín demostraron a su afición que al menos, y aun sin la victoria en casa, saben luchar. 


Corría el minuto 3 cuando el Betis creyó que ya había transcurrido el suficiente tiempo como para ir 0-0 en el marcador. Marcó Borja Iglesias, el experiquito repitió la dinámica bética de la anterior jornada, abrir la lata cuanto antes. Tanto que en Sevilla ya puede decirse que los béticos temen encender la tele con el partido empezado por miedo a haberse perdido las hazañas de los suyos.

Pero en Cornellá se sabía que el Espanyol no tenía tregua. Necesitaba ganar, ganar o ganar. Goles, puntos e ilusión pedían los periquitos, que solo soñaban con sumar para poder algún día dejar de ser colistas. Mucho cuerpo y quejas al colegiado Cuadra Fernández terminaron trayendo sus frutos.

Empató Darder, dándole a los suyos al menos un punto, por el momento. Recibió el esférico, avanzó y la golpeó desde la frontal dejando sin opciones al guardameta verdiblanco Joel Robles.

El Betis desconcertado tras el tanto pudo ver como el Espanyol ganaba terreno y se adelantaba. Machín mandó a los suyos a presionar, haciendo que el Betis solo pudiese achicar balones o jugarla en larga. Pero ya sabe tanto, tanto va el cántaro a la fuente…. Que terminó llegando el gol. No sin tangana. Pocas jugadas estuvieron exentas de ella. Bernardo remató de cabeza un rechace mandando el esférico al fondo de la red. 1-2.

La segunda parte comenzó sin sobresaltos. El Betis cuando avanzaba no finalizaba. Ni creaba peligro. Rubi dio paso Láinez, Loren y Tello en busca de juego, movimiento, dinamismo y técnica.  En las filas contrarias se retiró David López lesionado, poco más que destacar. Ya en el 66, Marc Bartra aprovechó un centro y remató de cabeza logrando el empate.

Terminó el encuentro con un 2-2 con sabor a victoria para un Espanyol desesperado por sumar un punto en casa y también, porque no, para un Real Betis Balompié carente de ideas, que no supo administrar la victoria y que perdió la posibilidad de sumar su cuarta victoria consecutiva y recortar distancias con los puestos europeos.

Comparte esta pubicación