Oyarzábal marcó gracias a una gran presión. El encuentro se convirtió en un ida y vuelta donde Suiza les puso contra las cuerdas


Nuevo desafío para la Selección y Luis Enrique apostó por un tridente diferente al del amistoso frente a Portugal con Ansu Fati, Oyarzabal de falso nueve y Ferrán Torres. Volvió Sergio Ramos en el centro de la defensa acompañado de Pau Torres y Gayà y Jesús Navas en los laterales.

Los primeros diez minutos el conjunto del técnico asturiano se vio superado en la presión hasta que demostraron lo estudiado que estaba el rival. Suiza arriesga en la salida de balón y en una alta presión en el área desencadenó  un error fatal de Sommer que intentó pasar el balón a Xhaka, pero resbaló y regaló el balón a Mikel Merino. Oyarzabal remató a portería para cambiar las tornas. Fue lo mejor de España en la primera parte, que fue discreta. Suiza estuvo algo peor.

En el inicio de la segunda mitad el encuentro se convirtió en un ida y vuelta de ambos conjuntos. Suiza comenzó a generar peligro y Luis Enrique sacó al campo a Adama Traoré y Canales por Dani Olmo y Ansu Fati. La primera jugada de Traoré recordó a su debut, una explosividad letal que hizo aplaudir al banquillo español.

Los suizos dieron un paso hacia adelante a pesar de la entrada de Gerdard Moreno y Rodri por Oyarzabal y Ferrán Torres. Los españoles se vieron presionados por el resultado tan mínimo. En el tiempo añadido dieron un paso hacia delante y consiguieron mantener el resultado.

Comanda el grupo con siete puntos y la nueva cita de la Liga de Naciones será el martes frente a Ucrania en Kiev. Alemania les persigue con cinco puntos tras ganar a Ucrania por 1-2. Una victoria de los españoles y un pinchazo de los alemanes encabezaría a España en la consolidación como líder de la tabla. Pero aun no ha terminado la primera fase, falta la vuelta ante Suiza y Alemania. España promete pero aun no tiene un once fijo.

Imagen: Selección Española

Twitter:@JuanDeCodina4