Comparte esta pubicación

Un gol en el minuto 95 de Gayá empata el partido a Alemania tras el gol de Werner. Los altibajos de La Roja acabó en premio un minuto más tarde del añadido


Diez meses desde que La Roja no pisaba el césped. Primera convocatoria de Luis Enrique y nada más y nada menos que contra la máquina alemana. La alineación de España fue un claro 4-3-3 con Pau Torres como novedad en la defensa, con Busquets, Fabián y el reciente campeón de la Champions Thiago y el tridente ofensivo formado por Ferrán Torres, Jesús Navas y Rodrigo en punta.

Los primeros diez minutos los españoles no pudieron crear ocasiones por la alta presión alemana y las pérdidas de balón, como el de Busquets y Navas. El mejor de la primera parte fue De Gea y eso son malas noticias. Cuando el portero es el mejor de partido eso quiere decir que te han generado muchas más ocasiones y los diez jugadores restantes no han generado fútbol. Tres buenas paradas de De Gea a Kehrer y Sané evitaron una goleada prematura de los alemanes.

La ocasión más clara de los españoles la tuvo Rodrigo cuando recuperó el balón en tres cuartos del campo, la suerte se alió con él para que Trapp saliese mal a por el balón, pero terminó bloqueando tras una lenta reacción del nuevo jugador del Leeds.

La presión española aumentó con el paso del tiempo y eso puso en apuros a Emre Can y Rüdiger, centrales. A la mitad de la primera parte Ansu Fati ya empezó a calentar para salir en la segunda parte, convirtiéndose en el jugador número 800 en debutar con la camiseta roja (con tan solo 17 años).

A los seis minutos, Gundogans abrió con un magnífico pase a Gosens, que asistió a Werner para abrir el marcador. Poco después Sané tuvo el segundo, pero Thiago estuvo atento y lo celebró como si fuera un gol. Mikel Merino y Óscar Rodríguez, nuevo fichaje del Sevilla procedente del Real Madrid, debutaron con La Roja.

La frescura llegó al equipo con Ansu Fati, generando más ocasiones que en la primera parte y equiparando el encuentro, a pesar de la presión y contraataque alemana. Al final del partido un gol de Ansu Fati fue anulado por una falta previa de Sergio Ramos sobre un defensa alemán.

Llámalo fe, ganas o esperanza. Cuatro minutos de añadido y ya rondaba el cinco, Ansu Fati recibió un balón en medio del campo, que acabó en Rodrigo conectando un centro para que finalmente Gayá rematase dentro de la portería. Final agónico en Alemania, un sufrido empate. Esta vez no pudo estar Puyol para dar la victoria a España contra los Alemanes.

Imagen: Selección Española

Twitter:@JuanDeCodina4

Comparte esta pubicación