Comparte esta pubicación

Sevilla y Betis disputaban su segundo partido en cuatro días. Los sevillistas querían conseguir su segunda victoria para asegurarse la tercera plaza, mientras los béticos querían una victoria para despejar dudas y dejar de mirar al descenso. Pero, por diversos factores ninguno de los dos lo consiguió


La segunda jornada de competición después del parón, correspondiente a la jornada 29 de La Liga, ya parece haber pasado factura a Sevilla y Betis. El Sevilla FC no fue capaz de cosechar su segunda victoria, esta vez ante el Levante. El Real Betis, por su parte, volvió a tropezar y con este empate se pone en peligro el puesto de Rubí en el banquillo.

El conjunto de Lopetegui, aparentemente, llegaba como favorito al partido que abría la segunda jornada en apenas cuatro días. Pero cuando se inició el partido todo se igualó. Ambos conjuntos plantearon un encuentro muy serio. El Sevilla realizó cuatro cambios con respecto al derbi. Necesitaban las rotaciones, ya que el próximo viernes disputan su tercer partido, ante el FC Barcelona.

El Levante se plantó en el nuevo estadio de La Nucía con dos líneas de cuatro bastante juntas, cerrando espacios por dentro, dejando las bandas libres.  Munir y Ocampos son futbolistas que tienden a caer hacia el interior del terreno de juego, pero el Levante estaba tapando muy bien sus internadas. El primero fue quien le dejó el gol en bandeja a De Jong tras un magnífico control con el pecho a pase de Diego Carlos, que sería héroe y villano.

Villano porque la segunda parte no tuvo nada que ver con la primera. El Levante añadió polvora al ataque con Sergio León y Hernani. Desde entonces, el conjunto levantino acechó al equipo sevillista y el premio le llegó en el minuto 87 en propia puerta de Diego Carlos. Ese gol le sirvió de éxtasis e incluso a punto estuvieron de darle la vuelta al marcador. Finalmente, un empate que no dejó contento a Lopetegui y feliz a Paco López, que cosechó su segundo empate ante dos equipos de Europa.

El Betis ya sabía lo que había hecho el Sevilla. Podrían resarcirse de la derrota de la jornada anterior y, además, conseguir una victoria que su máximo rival había desechado. Pero no consiguieron la victoria, y este empate deja muy tocado a Rubí.

El Granada, inmerso en una de las mejores temporadas de su historia, octavo clasificado a cinco puntos de Champions. Llegaba al Benito Villamarín tras haber derrotado la jornada pasada al ‘EuroGeta’ por 2-1 con un Carlos Fernández espectacular. Él mismo tuvo otra de sus grandes noches ante su máximo rival (el delantero está cedido por el Sevilla).

Rubí realizó seis cambios con respecto al derbi, y es que algo no le debió gustar. Pero es cierto que todo siguió igual. El Granada jugó su partido y el Betis no fue capaz de sobrepasar la defensa granadina. La gota que colmó el vaso llegó justo antes del ‘cooling break’, cuando Joaquín dio un pase horizontal a la altura del centro del campo y esto le sirvió al conjunto nazarí para salir a la contra y en apenas tres pases dejársela a Carlos Fernández para que anotase su tercer gol en dos partidos.

La segunda parte pareció mejorar cuando Canales empezó a verse entre la linea de centrocampistas y comenzó a sacar la pelota e intentar enlazar con Fekir. Porque solo alguna genialidad de ellos dos podría salvar el partido.

Casualidad del destino, o no, los futbolistas que Rubí había dejado en el banquillo fueron los que hicieron mejorar al equipo verdiblanco en la última media hora. Con la entrada de Carles Aleñá y Tello, el Betis consiguió más profundidad por bandas y que Canales pudiera moverse más libre por la linea de media punta, donde realmente hace daño. El cántabro fue el encargado de anotar el empate de un penalti similar al señalado en su contra en el derbi.

El otro cambio fue el encargado de darle la vuelta al marcador, tras un golpeo lejano y un barullo en el área. Pero la alegría para los béticos se perdería en el añadido, cuando Soldado tras un saque de esquina remataba de volea y batía a Joel.

Este empate ha dejado bastante tocado a Rubí, que podría ser cesado en las próximas horas. Y aunque Alexis Trujillo ya ha confirmado que se sentará en el banquillo en Bilbao, ya suenan Marcelino García Toral y Unay Emery como posibles sustitutos.

El Sevilla volverá a jugar el viernes (22h) ante el FC Barcelona y el Betis el sábado (17h) ante el Athletic Club.

Fuente: Real Betis Balompié

Twitter: @acamposg_

Comparte esta pubicación