Los dos punteros del grupo C de la Copa Libertadores no pasaron del empate en un partido definitorio sobre el final de la fase de grupos. Los ecuatorianos aseguraron su lugar en los octavos de final, mientras que el «Xeneize» requiere obligatoriamente una victoria la próxima semana


Boca y Barcelona SC igualaron sin goles en la ante última fecha de la fase de grupos en la Copa Libertadores. Un resultado final que, a pesar de resultar mayormente favorable al conjunto ecuatoriano, no deja buenas sensaciones a ninguno de los contendientes por el rendimiento poco convincente que se vio en el terreno de juego.

Tanto el «Xeneize» como el «Coloso de América» venían de perder en sus últimos compromisos del torneo internacional, en las visitas a Santos (1-0) y The Strongest (2-0) respectivamente. Por ello la intención era de levantarse y retornar a sus mejores versiones futbolísticas, pero lo cierto es que estuvieron muy lejos de concretar su deseo.

Como es costumbre para Boca, la posesión de la pelota fue exclusivamente de su propiedad aunque ello no fue suficiente para superar las intensas líneas de presión que le ejercía su rival, y así inquietar al arquero argentino Javier Burrai. Tal fue su inocencia que en el primer tiempo no tuvo ocasiones de gol claras, no solo por su ineficiencia si no por la solidez defensiva de Barcelona; todo lo contrario a lo reflejado por el equipo de Fabián Bustos, que tuvo en los pies de Carlos Garcés, Mario Pineida y Damián Díaz (en más de una oportunidad), el gol que hubiera destapado la igualdad, pero la figura de Esteban Andrada fue impenetrable.

Otra aspecto repetido en el elenco de Miguel Ángel Russo es un cambio claro de conducta en los segundos tiempos, y en este partido no fue una excepción. Boca salió a la cancha post-entretiempo mucho más metido, consciente de la necesidad de ganar para asegurar su futuro en el certamen. Mantuvo el dominio de la tenencia, impidió por largos lapsos del encuentro que los ecuatorianos superaran incluso la mitad de la cancha, y una vez más adeudó en un factor sustancial: la finalización de los ataques.

Insistía en la bascular la pelota, aprovechar toda su amplitud, para en algún momento lograr encontrar un hueco por donde romper y llegar al tan ansiado gol. Pero Barcelona, al verse superado, se tiró definitivamente atrás y cerró todos los espacios, con lo cual impidió que el «Xeneize» cumpliera su objetivo. Solo hubo un momento en el que se descuido y casi lo paga caro: Sebastián Villa envió un centro pasado desde la izquierda, Burrai se desentendió con su defensa y dejó el arco vacío, y Lisandro López remató por encima del travesaño al no esperar recibir esa pelota venenosa. Por lejos, la situación más clara de Boca y de todo el partido en general.

Los entrenadores intentaron mejorar por medio de modificaciones, pero el compromiso mantuvo su bajo nivel y luego de varios minutos sin creatividad ni desequilibro el árbitro marcó el final. Con este empate y gracias a la victoria que The Strongest obtuvo ante Santos, Barcelona alcanza la cifra de 10 puntos y ya asegura matemáticamente su lugar en los octavos de final de la copa (es más que probable que también sea como líder de grupo).

En la vereda de enfrente, peligra la clasificación del conjunto argentino puesto que sus más cercanos perseguidores están solo un punto por detrás. Se ve ahora obligado a vencer al «Aurinegro» la próxima semana, o como mucho a empatar y esperar que Barcelona le de una mano y le gane a Santos.


SÍNTESIS DEL PARTIDO

Foto: Conmebol Libertadores

Twitter: @ivovidal_8