Emery ha cometido un delito y debe pagar por ello

Comparte esta pubicación

Se mire por donde se mire, el técnico vasco no tuvo su noche. Lo que parecía ser una auténtica utopía de principio a fin se convirtió en realidad: el Barcelona tiraba de casta para meter nada más y nada menos que seis tantos


Las noches de Champions siempre son mágicas, da igual el momento y el lugar porque sabes que algo que no esperas va a suceder. Y sí, el miércoles fue una noche de esas. Vimos como un FC Barcelona sin el mejor Messi, pero con Neymar como gran líder remontaba a un ambiguo PSG ‘in extremis’ con gol de Sergi Roberto. Tan nefasto fue el planteamiento de Emery que incluso le podrían haber caído muchos más goles, sin embargo la auténtica genialidad de Cavani limpia, en cierta medida, la gran parsimonia parisina. Una actitud incomprensible caracterizada por una clara ausencia de garra, ambición y sobre todo de fútbol.

No hay excusas que valgan. El pasado lunes varios jugadores del PSG firmaban perder por 5-1, seguramente ya sabrían que desde el minuto uno iban a desplegar dos líneas defensivas esperando a que el Barcelona llegase, quizá en media hora ese planteamiento te sale bien, pero durante 90 minutos es querer pescar sin caña en el Mediterráneo con una venda en los ojos. Pero ni mares, ni océanos, ni si quiera expertos futbolísticos pueden dar un argumento sostenible a qué pretendía el conjunto parisino con esa actitud tan cobarde. No consigo entender como Emery se dejó llevar por la euforia de la ida, fíjense que era complicado picar y finalmente picó, pecó y perdió.

Uno de los mayores proyectos deportivos de todo el mundo se va al traste. Ya fuera de la Champions y segundo en la Liga por detrás del Mónaco, este club se desinfla y no tiene en el horizonte ninguna motivación. Para colmo, el entrenador vasco mostró una actitud contraproducente. En el campo se acobardó y posteriormente en rueda de prensa acusó al árbitro de haber influido en el resultado del encuentro. Otro error más que deberían fulminarle inmediatamente del banquillo.

Imagen: Marca

Twitter: @educornago

 

 

Comparte esta pubicación