Comparte esta pubicación

El partido que iba a decidir el líder de la Liga Santander en estas siete jornadas podía salir del Sánchez Pizjuán, ya que si la Real Sociedad conseguía la victoria se colocaría como primero en solitario aventajando al Real Madrid en dos puntos, pero el Sevilla lo evitó


El Sevilla evitó que la Real Sociedad se colocase como líder en solitario de la Liga Santander gracias a un partido con un ritmo muy alto que los txuriurdines aguantaron durante la primera parte, pero que se notó en la segunda.

Primera parte de ida y vuelta

Lopetegui dejaba en el banquillo a Jordán, que venía siendo titular en los últimos partidos y sacaba a Nolito, que le daba la velocidad constante que le había faltado al juego del Sevilla en los últimos tropiezos. Alguacil, por su parte, decidía darle la titularidad a Januzaj en detenimiento de Portu, futbolista que pudo ser sevillista el pasado verano.

El partido fue un auténtico corre calles donde Sevilla y Real Sociedad querían llevarse los tres puntos desde el minuto uno. Pero cuanto todavía no se había llegado ni a los primeros cinco minutos del encuentro, el conjunto de Lopetegui se encontraba con un auténtico jarro de agua fría cuando Januzaj trazaba un perfecto pase entre la defensa sevillista y dejaba que Oyarzabal anotase su cuarto gol en lo que va de competición.

Así que al conjunto rojiblanco le tocaba remar desde el minuto 3 y se puso manos a la obra. Pero con ello dejó bastantes huecos entre la línea de centrocampistas y la defensa que el conjunto txuriurdin no supo aprovechar en ninguna de las varias ocasiones que tuvo. Desde ese momento, el partido se convirtió más en un ida y vuelta que solo el Sevilla supo aprovechar, gracias a un Nolito que a bote pronto remataba una magnífica asistencia de Banega y conseguía un premio que tardó poco en llegar.

El Sevilla se puso las pilas

Este ritmo parecía que podría tener consecuencias para ambos equipos, pero para el conjunto de Nervión no fue así. Cuando apenas iban dos minutos de la segunda parte, Ocampos se daba media vuelta, se internaba en el área y con un auténtico “zapatazo” batía a Moyá y dejaba en ventaja a los suyos.

A la Real Sociedad sí pareció pasarle factura el tremendo ritmo del partido porque tras este tanto sevillista, pareció estar jugando cuesta arriba porque todas las ocasiones claras eran para los nervionenses. En estas intentonas pudieron llegar algún tanto más para los locales, aunque los blanquiazules también tuvieron ocasión de poner, de nuevo, el empate en el marcador.

El cansancio en los jugadores era visible y con ello llegaron los cambios en ambos conjuntos. Al Sevilla les dieron frescura y la Real parecía que su fútbol se quedó en el vestuario. Dos de los cambios sevillistas fueron Mudo Vázquez y Pozo, que entre ambos fabricaron la jugada del tercero.

Pozo hizo una jugada en banda propia del estilo de juego de Jesús Navas y tras gambetear buscó el golpeo, que repelía Moyá y el Mudo la enviaba a placer al fondo de la red. La Real sacó fuerzas de donde parecía no tenerlas y gracias a Portu recortó distancias. Pero no le sirvió para puntuar en el feudo rojiblanco.

Foto:
Twitter: @abrahamcg_

Comparte esta pubicación