Desde su llegada al banquillo del Real Betis, Víctor Sánchez del Amo ha trabajado a conciencia para construir de forma rápida y eficaz una estructura defensiva sólida, como base del equipo para competir en la Liga y alcanzar su objetivo. Para ello, ha encontrado en la figura del Ryan Donk su pilar central. El exuberante jugador bético es el encargado de aportar equilibrio al conjunto verdiblanco con su enorme capacidad para abarcar terreno en el medio del campo o ayudar más atrás a los defensas, como hiciera este fin de semana ante el Athletic.

 

Fotografía: El Desmarque.