El conjunto dirigido por Santiago Solari volvió a ganar fuera de casa en Champions. El Madrid atropello al Vitoria Plzen y se coloca líder del grupo


El Real Madrid se engalanó con su mejor traje para una noche más en la oficina. O lo que es lo mismo, para otro partido más en Europa, su competición fetiche. Sin embargo, no era una noche cualquiera. El conjunto merengue llegaba a Chequia con la idea de prolongar más la racha de Solari  y acabar con la maldición instaurada sobre el equipo esta temporada, los partidos a domicilio.

Los de Concha Espina no ganaban fuera del Santiago Bernabéu desde aquella victoria en Montilivi. Corría la segunda jornada de Liga cuando los de Lopetegui, por aquellos momentos entrenador blanco, vencían por 1-4 a los flanquirojos. Desde entonces, la balanza se había vencido del lado local, salvo el empate frente al Athletic. Pero todo esto se acabó con la llegada del técnico argentino al banquillo.

Con Solari, el Real Madrid volvió a vencer fuera de casa frente al Melilla y ha repetido en el Doosan Arena. Benzema, por partida doble, Kroos, Casemiro y Bale anotaron los cinco goles del partido y le dan un colchón de confianza al argentino para continuar en el cargo.

La victoria y los cinco goles devuelven al conjunto blanco a la primera plaza. Roma y Madrid siguen empatados a puntos y el encuentro entre ambos en el Olímpico de Roma dirimirá el empate. Hasta el momento, los merengues van recuperando su mejor versión fuera de casa y este triunfo puede ser un punto de inflexión para ellos. El Real Madrid y la Champions tienen un idilio especial y la competición europea está poniendo al equipo en su habita natural.

Foto: Real Madrid CF

Twitter: @sergioheras17