Comparte esta pubicación

Hay cuentos de hadas de los que uno nunca quiere despertarse. Total, ¿para qué? Sabes que lo que estás viviendo no lo volverás a vivir hasta quién sabe cuándo. Quizá nunca. Te esfuerzas, luchas y deseas con todas tus fuerzas que el sueño continúe, y que si has de despertarte que sea porque alguien ha sido mejor y no por demérito propio.

El Leicester sueña despierto y lo hace, además, con total merecimiento. La suya es una de las mayores hazañas del fútbol moderno y ahora pretende agrandarla. El objetivo es ambicioso, pero este grupo de jugadores ya ha demostrado que no hay barreras que les asuste. Es más, los jugadores están ilusionados y competirán sin presión alguna. Saben que ya han cumplido. Que hagan lo que hagan ya pertenecen a la historia. Por algo ganaron la Premier. Por algo nadie pudo con ellos. Y ahora quieren ir un paso más allá: dar la sorpresa en Europa y colarse entre los 8 mejores.

El sorteo, de momento, ha jugado a su favor y eso es ya un gran primer paso. La oportunidad que se le presenta a los foxes es, por tanto, de esas que no se pueden desaprovechar en la vida. De superar al Oporto y clasificarse como primeros de grupo, los de Ranieri podrían gozar, con una pequeña dosis de fortuna, de un rival menos exigente en octavos. ¿Qué implica ello? Mayores posibilidades de llegar a cuartos.

Imaginémonos por un momento que el Leicester se mete entre los 8 mejores. ¿Por qué no podrían soñar? Nadie daba un duro por ellos en la Premier en el mes de diciembre y bien que la ganaron con autoridad. Cierto es que la Champions es una competición que reúne a los mejores y dónde cualquier error se paga su precio en oro, pero no menos cierto es que el Leicester ha demostrado que no existen los imposibles. Y en este sentido, por tanto, mientras puedan, que sigan soñando.

Twitter: @edurodri1996

Comparte esta pubicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here