Comparte esta pubicación

El Getafe golea al Leganés por 0-3 en un partido dominado por los de Bordalás de principio a fin. Duermen quintos y suman su primera victoria del año tras llevar tres partidos oficiales sin ganar.


El ambiente olía a derbi. Mucha tensión en Butarque, con la posibilidad de reivindicar el buen juego que llevan arrastrando varias jornadas, contra el Getafe de Bordalás. El Getafe llevaba tres partidos oficiales sin ganar y ha vuelto a la senda de la victoria tras ganar al Leganés 0-3.

En la primera parte del encuentro hubo un claro dominante. En un saque de esquina Cabrera cabeceó el balón, libre de marcaje, al fondo de la red para adelantarse por primera vez. Diez minutos más tarde, un gran centro desde la izquierda azulona y, sobre todo, un salto y remate descomunal de Nyom ponía el segundo en el marcador. Para sorpresa de la afición, el tercero lo ponía Mata tras un error entre Bustinza y Omeruo que aprovecha Jorge Molina y regala a su compañero de ataque.

La afición empezó a pitar y recriminar a sus jugadores el mal juego que estaban dando. Aguirre lo sabía y, desesperado, ordenaba a sus jugadores mantener la calma ya que estaban cometiendo muchas faltas.

En la segunda parte el Leganés siguió sin funcionar, sin ideas claras, sin el fútbol que estaban jugando jornadas atrás que demostraban el buen funcionamiento de Aguirre. Sin duda, los de Bordalás se desquitaron dominando el juego y con múltiples ocasiones a lo largo del partido. En la mitad de la segunda parte se estancó un poco más el juego y el Getafe empezó a recibir muchas faltas, sobre todo de Cucurella, de los pepineros medio desesperados sin reacción.

Casi al final del encuentro, Rubén Pérez fue expulsado por Estrada Fernández por un empujón a un jugador del Getafe. Al filo del final Mata recogió un balón perdido del Leganés y quedó solo ante el portero, el cual acabó salvando bajo palos despejando hacia el córner.

La afición pepinera bailaba entre vítores y abucheos. Los azulones celebran su primer triunfo de 2020 mirando a la grada, después de todos los pitos recibidos a lo largo del partido. Bordalás se marchaba al vestuario feliz por la victoria tras saludar a Javier Aguirre, que sigue sin encontrar la solución a la ecuación.

Foto: Getafe CF

Twitter:@juandecodina4

Comparte esta pubicación