Las creaciones y elogios para el fútbol colombiano, solo son vistos desde una perspectiva masculina, dejando atrás el fútbol femenino


El fútbol es uno de los deportes más escuchados, vistos y televisados en Colombia, que se debe en parte a el gran cubrimiento mediático que ha tenido desde su lanzamiento, la aparición en múltiples Copas internacionales, y su función de cuna de distintas estrellas del fútbol mundial que representan el país por medio de la Selección Colombia. 

Sin embargo, todos estos logros y creaciones del fútbol colombiano solo son vistos desde una perspectiva masculina, dejando atrás una oportunidad para el Fútbol Femenino.

Mientras en otras ligas y otros países se preocuparon por desarrollar campeonatos como el campeonato de Europa femenino creado desde 1982, y la creación del primer mundial femenino en 1970 donde Dinamarca fue dado como ganador (y el posterior respaldo de la FIFA en 1980), el fútbol colombiano femenino no dio sus primeros pasos hasta abril de 2016, cuando dirigentes de 16 clubes en compañía de la Dimayor se dispusieron a adelantar y estructural el proyecto de la liga profesional femenina. 

Por desgracia esta pequeña victoria del fútbol no ha durado en el país. Las dudas, las esperas y las crisis han estado envueltas desde el inicio de esta competición; y este año no se salva de las polémicas. 

El 16 de octubre de 2020 se jugó el primer partido de la cuarta edición de la Liga Femenina Betplay Dimayor, y las críticas ya están a la orden del día. El pasado 21 de octubre del presente año se jugó el primer clásico capitalino femenino de la Liga Betplay, un duelo muy disputado que dejó como ganador a Independiente Santa Fe sobre el final del partido con un 3-2 sobre el conjunto azul (véase el resumen de la liga).

No obstante, los reflectores y la atención no fue para el desarrollo del partido, sino no a dos cuestiones en particular: La desastrosa actitud del técnico de millonarios en el cuarto minuto de adición del partido, y la deplorable condición de la cancha del estadio del municipio de Mosquera.

Huecos, césped levantado y quemado fue lo que se encontraron las jugadoras apenas pisaron la cancha del municipio de Mosquera, atentando contra la integridad de las jugadoras, e incumpliendo claramente la guía básica de preparación de canchas de fútbol, la cual resalta que la superficie de juego debe tener una nivelación adecuada, sin agujeros, un buen drenaje, una buena cobertura de césped, una firmeza y estabilidad, y finalmente marcaciones apropiada.

https://twitter.com/SantaFe/status/1318997740253270017

Frente a este lamentable hecho, queda en el aire la siguiente pregunta ¿por qué no se realizó el partido en la capital del país, origen de ambos equipos? Por parte del estadio de Techo, se debe aclarar que no está disponible debido a que tanto el equipo femenino como masculino juegan en el mismo espacio, por otro lado, tenemos al Nemesio Camacho El Campín, el cual si era un candidato apto para la presentación del partido, sin embargo el instituto distrital (IDRD) afirma que el equipo local, en este caso Santa Fe nunca le solicito permiso para poder llevar a cabo el partido en El Campín, no obstante el equipo de las leonas afirma lo contrario.

Si bien el Campín puede ser una opción costosa, el Fútbol Colombiano Femenino merece tener una mejor representación, visibilidad televisiva y sobre todo mejores canchas que permitan dejar a esta división en alto y sobrepasar todos los escándalos e inconvenientes generados desde la creación del mismo.

Twitter:@Danielle.AHB24

Foto: Liga femenina Bet Play