El dinero del jeque puede con todo

El culebrón del verano ha llegado a su final. El dinero ha pesado demasiado y Neymar pone rumbo a París dejando atrás cuatro temporadas como azulgrana


El astro brasileño será jugador de uno de los equipos más potentes de Europa a nivel económico. Su traspaso dejará en las arcas del conjunto azulgrana la friolera de 222 millones de euros.

Deja de lado muchas cosas…

El Barcelona pierde a Neymar, pero el carioca también pierde mucho cambiando la ciudad condal por la ciudad del amor. Para empezar, Ney se marcha a una liga con mucho menos prestigio que la española. Es evidente que el nivel de la Ligue 1 está muy por debajo del de la Liga Santander. Por lo tanto, las actuaciones del brasileño quedarán relegadas a una sola competición, la Champions. Solo si logra levantar la orejona con el conjunto parisino podrá optar a un Balón de Oro que, casi con total seguridad, iba a llevarse de azulgrana a dos años vista.

Pero eso no es lo único que pierde la estrella. Neymar dejará de jugar al lado de los mejores jugadores del mundo. Jamás volverá a encontrar una sociedad tan letal como la que formaba con Messi. Esos desmarques perfectos a la espalda del central no tendrán asistencias tan perfectas como las que le daba el mejor jugador del mundo.

Y como bien dijo Piqué en rueda de prensa, pierde la oportunidad de ganar títulos cada año. En el Barcelona optaría a grandes campeonatos casi cada temporada, aspecto que en el PSG no está asegurado. El jeque parisino lleva invertidos gran cantidad de millones de euros para que su equipo no haya logrado todavía estar entre los cuatro mejores equipos de Europa. Quizás este curso sea el indicado con Neymar al mando del barco, pero de momento el PSG no es un habitual de las rondas decisivas de la máxima competición continental a nivel de clubes.

… por conseguir estas otras

Ahora bien, razones para desear partir, las hay. Respetables o no, pero existen. El jugador quiere ser el líder de un proyecto y eso en Barcelona mientras siga Leo es imposible. En París jugarán totalmente para él y tendrá libertad absoluta para llevar la batuta del equipo sobre el terreno de juego. La superestrella que tanto buscaba el jeque. Eso a Neymar le motiva. Poder tener el mismo papel que en la Selección y que sus compañeros jueguen para él. Ney quiere demostrar que puede hacer cosas grandes sin Leo a su lado, veremos de lo que es capaz.

El dinero. Económicamente es mucho más potente el PSG que el Barça y tanto Neymar como su padre lo saben. El brasileño quería cobrar más, pero eso implicaba ganar más que Messi. Y eso estando en el mismo club era imposible. Por lo tanto, en París se convertirá en el jugador mejor pagado del mundo como tanto deseaba su padre.

Querer partir de un club es totalmente comprensible y normal. Lo que no es aceptable son las formas de Ney y su entorno de salir del Barcelona. Un hecho que ha repercutido de manera muy negativa en el aficionado culé y la imagen que tienen hoy en día del brasileño. El silencio no es la mejor forma de aclarar las cosas. Neymar ha jugado con la imagen del club como ha querido. Ha tenido en vilo al barcelonismo durante medio verano y lo único que ha hecho ha sido alimentar sus dudas sobre su futuro y engañar hasta sus propios compañeros.

El Barcelona pierde a uno de los mejores jugadores del mundo, pero una vez llegados hasta aquí, lo mejor que le ha podido pasar a los culés es la salida de Neymar. Librarse de su entorno con el padre a la cabeza es librarse de una carga enorme para los próximos años. Ahora bien, el Barça debe administrar bien el dinero de la cláusula que pague el PSG para reforzar al equipo con piezas que se acerquen al nivel dado por Ney.

Foto: @FCBarcelona_es

Twitter: @OscarYeste6