Comparte esta pubicación

El Betis volvió a caer con honor pero no fue capaz de conseguir, al menos, un punto ante el conjunto de Setién, que tuvo que sudar para ganar en La Palmera


Betis y Barcelona cerraban la jornada 23 de La Liga en un encuentro que desde primera hora fue bastante increíble para la visión del espectador. El Betis apostaba por la defensa de cuatro con cinco en el centro para tratar de quitarle el dominio de la posición a los culés. Guido jugaba como destructor y Willian, que volvía de lesión entraña en detrimento de Edgar.

En el Barcelona, Setién se cargaba a Jordi Alba, Rakitic y Ansu Fati tras el batacazo en la Copa del Rey ante el Athletic.

Cuando apenas se pisaban los primeros cinco minutos de partido y algunos aficionados no habían llegado al estadio, el VAR señalaba una mano a favor de los de Rubí. Penalti que se encargaba de transformar Canales. Pero la respuesta por parte del conjunto blaugrana y solo dos minutos después, Messi filtraba un balón a la espalda de la defensa y De Jong, que entraba libre de marca, se encargaba de bajar la pelota con el pecho e introducirla en el fondo de la red.

Post-empate empezaría otro partido totalmente distinto al visto hasta ese momento. Ambos equipos se encontraban replegados cuando el contrario atacaba y que atacaba tenía largas posiciones buscando espacios.

Aqui fue cuando Messi y el Barcelona se desmelenaron porque tras dos pases al hueco del argentino apuntó estuvo Griezmann de anotar el segundo y en otra ocasión, el diez se quedó solo ante Joel. Pero cuando el Betis parecía estar muerto, en una contra Fekir caracoleó y no se lo pensó, armó la pierna y con un disparo cruzado batió a Ter Stegen.

El partido tras el segundo tanto siguió la misma rutina. Dominio verdiblanco con una presión alta que causaba estragos en el conjunto de Setién. Pero en la última jugada de la primera parte, Messi la colgaba y Busquets, tras una falta de Lenglet sobre Bartra no señalada, batía a Joel.

Segunda parte totalmente distinta

Al Barça parece que le sirvió el descanso para configurar de nuevo sus piezas y salir con otra cara del túnel de vestuarios. Salió a darle al Betis de su misma medicina con una presión alta que llevaba a los verdiblancos a la impotencia por no poder hacer su juego.

Para ello quitó a dos jugadores de corte más defensivos como Junior y Vidal para dar entrada a dos ofensivos como Jordi Alba y Arthur. Inmediatamente, el Betis, que había perdido el control del partido, introdujo a Loren y Joaquín.

Más pronto que tarde llegaría el premio para el conjunto de Setién. En una acción similar a la del segundo gol, Messi ponía la pelota y Lenglet, quizás ayudándose el brazo por lo que se quejaron los béticos, batía a Joel tras un resbalón.

Cuando apenas quedaban diez minutos de encuentro, el ambiente se empezaba a caldear porque Fekir tras una falta recibía amarilla y enseguida por protestar, Sánchez Martínez le enseñaba la segunda. Pero cuando parecía que el Betis jugaría el resto del partido con diez también llegó la segunda amarilla a Lenglet.

El Barça sigue al acecho del Real Madrid mientras que el Betis se mete en serios problemas tras tres jornadas sin conseguir la victoria.

Fuente: Real Betis

Twitter: @Abrahamcg_

Comparte esta pubicación