Comparte esta pubicación

La enésima decepción del FC Barcelona pide una reacción puesto que la paciencia del barcelonismo está llegando a su fin


La derrota ante el Levante fue la enésima vez que un equipo inferior retrata las carencias del FC Barcelona de Ernesto Valverde. La paciencia del aficionado culé lleva tiempo agotada y en la cúpula del club siguen sin reaccionar. ¿Hasta cuándo hay que seguir viendo como las cosas van a peor y no se toma ninguna decisión?

El Barça necesita un cambio, una solución a corto plazo para evitar un tercer ridículo consecutivo en Europa. Da pena ver como la imagen del equipo se va deteriorando en cada partido. ¿De qué sirve tener esta plantilla tan increíble si en un terreno de juego da la sensación de que cualquier equipo te puede meter mano e incluso sacarte los colores?

La poca ilusión que le queda a los culés tras los ridículos en Champions de las temporadas pasadas se va esfumando con el paso del curso presente. Las cosas no mejoran, el Barça sigue siendo un equipo sin chispa, sin alma, previsible que lejos del Camp Nou la vulgaridad es su faceta principal. No imponen respeto, ni convencen con su juego ni gozan de la autoridad que deberían. En todos los duelos fuera de casa los rivales les superan de forma preocupante en intensidad. O aparece la mejor versión de Messi o la efectividad de Luis Suárez o Griezmann para salvar los resultados o tus rivales te pintan la cara. Y esta temporada ya van unas cuantas así: Pamplona, Dortmund, Granada y ahora el Levante.

El liderato en La Liga y Champions es un engaño que no le vale al aficionado culé. ¿De qué sirve ir líder a estas alturas si la imagen que ofreces es deplorable?  Es un puro espejismo que está tapando jornada tras jornada las carencias de un Barça incapaz de cambiar la inercia de su juego, sin ideas, vulnerable en defensa y previsible que depende partido tras partido de las individualidades de sus estrellas.

Yo no me creo las palabras de los jugadores del Barça que defienden la continuidad de Valverde. No me creo esas palabras ante la prensa porque luego no se reflejan en el campo.

El aficionado del Barça no es que exija un cambio, es que lo necesita. Y ese cambio pasa por Valverde, que por muy buen entrenador que sea, se está demostrando que no es el adecuado para este puesto. Todavía no se entiende su continuidad esta temporada tras la debacle de la pasada. No está funcionando y lo peor es que no hay ningún síntoma de que con el paso con el tiempo la situación pueda mejorar.

Twitter: @AdriContrerass

Imagen: FC Barcelona

Comparte esta pubicación