La selección ecuatoriana de fútbol llena de juventud y referentes es la sensación de un continente y la alegría de un país por su gran arranque en las eliminatorias


Si miramos atrás y nos enfocamos en las eliminatorias pasadas, más que todo en el arranque de la selección ecuatoriana, pensamos ¿Qué le falto a esa selección para llegar a Rusia 2018?, muchas son las interrogantes que surgieron al terminar las eliminatorias, pero hoy es diferente.

Ecuador fue el último país en definir a su timonel para su selección, en medio de adversidades y polémica se fichó a Jordy Cryuff, quien por temas de pandemia abandonó a la tricolor antes de empezar el proceso eliminatorio, ante esta decisión el Ecuador entero no puso fe en su seleccionado por todo lo que venía pasando desde la dirigencia hasta los jugadores.

A tan solo 15 días de su primer partido contra Argentina, se dio a conocer la contratación de Gustavo Alfaro, quien tenía la tarea de analizar, observar y armar un grupo de guerreros que hagan creer que Ecuador sería capaz de ir a un nuevo  mundial, la ilusión era escasa, una convocatoria cuestionada, pero es a partir de aquello fue donde empezó todo…

Primer partido, el adversario era el favorito. Argentina, a pesar de eso Ecuador supo dominar gran parte del partido. Demostró mayor solidez y que un grupo de veintisiete convocados lograrían congeniar de gran manera. Quizá el resultado no  fue el esperado, pero la sensación que dejaron en su primer partido enamoró a todo un país.

Una selección con jugadores jóvenes y algunos veteranos donde el principal objetivo era hacer respetar su casa, goleó a una selección uruguaya que terminó humillada con un marcador 4-2 en su contra, desde ese partido el país supo que si seguían así, se llegaría al mundial.

El gran trabajo que se realiza en las formativas de la selección comandada por Jorge Célico, quien logró ser campeón sudamericano y obtuvo el tercer lugar en el mundial sub20, hacen que promesas ecuatorianas como Gonzalo Plata, Moisés Caicedo, Pervis Estupiñán, Jordy Alcívar, entre otros, brillen en el fútbol local y otros que son figuras indiscutibles en el extranjero.

Pero ¿por qué el país está ilusionado?, no es fácil responder la pregunta, no es fácil entrar en la mente del pueblo ecuatoriano, pero si es visible la algarabía, la unión y el compromiso que se genera dentro de la cancha por los once guerreros que saltan a buscar la gloria futbolística.

Quien hace no más de tres meses fue cuestionado por su juego demostrado en algunos clubes, hizo pensar que Ecuador volvería a fracasar, pero es él mismo que con personalidad, seriedad y ambición en cada rueda de prensa, entrenamiento, hizo de un camerino roto, la unión para el país entero, es la principal figura de esta selección. Sí, hablo de su entrenador, Gustavo Alfaro.

En esta última doble fecha de las Eliminatorias Sudamericanas, Ecuador consiguió seis puntos de seis posibles, incluso tuvo bajas con jugadores sancionados, lesionados y encima de eso jugadores positivos a Covid19. Una doble fecha que es histórica, que esta marcando el antes y el después de una país.

Cómo no ilusionarse si hay talento, hay jugadores comprometidos, hay entrega, seriedad, un director que es transparente y quiere mejorar al país. Ecuador es hoy la selección sensación, la selección de procesos, la selección de entrega, de unión. Sus clubes están representando bien en lo internacional y ahora su selección no es la excepción.

¿Ecuador será capaz de llegar al mundial o será que una derrota en casa desmorone a esta selección?

Foto: LaTri
Twitter: @WladimirCg18