El Real Madrid cae eliminado de la Champions tras dos regalos de Varane, pero Zidane volvió a errar tácticamente. Partida ganada de Guardiola. 


Tras la victoria del Manchester City en el Bernabéu por 1-2 el Real Madrid asumía el encuentro como una final. Como dijo Vinicius, 1% de posibilidades, 99% de fe.

La alta presión del conjunto de Pep Guardiola desencadenó un error catastrófico de Varane y daba pie a que Gabriel Jesús empujase el balón a las redes de Courtois. Un golpe de moral que, para buena suerte del Real Madrid, necesitaba el mismo resultado. Durante veinte minutos los blancos aguantaron hasta que llegó las primeras ocaisones de Benzema y Hazard. A la tercera fue la vencida, cuando un inteligente Rodrygo, que sigue demostrando por qué Zidane confía en él, tras un autopase puso en la cabeza de Benzema el balón para dejar muy vivo al Real Madrid.

A partir del gol el Madrid fue más regular, pero varias pérdidas de Casemiro y una de Courtois pudieron poner contra las cuerdas al Real Madrid. Ya no perdonó de nuevo Gabriel Jesús, en otro error claro del defensa francés hizo el jaque mate a los blancos. A partir de este momento es cuando se borraron del partido y el dominio inglés fue claro hasta el último minuto. Marco Asensio ayudó en la zona ofensiva y a falta de 10 minutos Zidane hizo triple cambio: Jovic, Lucas Vázquez y Fede Valverde por Carvajal, con molestias, Modric y Hazard.

¿Ha perdido Zidane la partida? ¿Reaccionó demasiado tarde? ¿Por qué mereció jugar tanto Hazard y nada Vinicius? Es en estos encuentros donde Zidane tiene que demostrar su calidad como técnico. Él y sólo él sabe lo que se cuece y por alguna extraña razón no sacó al extremo brasileño. El Madrid pudo haber hecho más en todo el partido: Hazard, Casemiro, Varane, Carvajal… Toca una gran reflexión del técnico francés en este término de temporada.

Fotos: Real Madrid C.F
Twitter:@JuanDeCodina4