El Granada acumula en este inicio de temporada numerosas lesiones, algunas de ellas de jugadores titulares o muy importantes. Pese a ello, Diego Martínez está solventándolas con enorme eficacia, haciendo que el equipo apenas las note


No está teniendo suerte Diego Martínez con las lesiones en este inicio de temporada. Desde que el cuadro nazarí echara a andar allá por el mes de julio, las bajas se han ido sucediendo. Sin prisa pero sin pausa, pero sobre todo sin llegar a mermar al conjunto, ya que el entrenador andaluz está solventando con enorme eficiencia las ausencias de los distintos jugadores que han tenido que pasar por la enfermería. Tanto es así que el Granada se encuentra cuarto clasificado, en puestos Champions y a solo 4 puntos del Real Madrid, club que le hizo hincar el diente por segunda vez esta temporada tras derrotarlo por cuatro goles a dos. Pero lo más importante del buen inicio de temporada no solo es estar en puestos Europeos, si no a siete puntos del descenso, primer y único objetivo del cuadro nazarí. Tras ocho jornadas, el buen inicio de temporada ha conseguido que Diego Martínez y sus chicos encaminen con tranquilidad el actual parón de selecciones, teniendo tiempo para descansar y recargar pilas antes de enfrentarse a Osasuna en la jornada número nueve.

Con respecto a las lesiones, como se mencionaba, no han sido masivas pero sí continuas. Comenzaron desde bien pronto, cuando en la pretemporada Neyder Lozano se fisuraba la tibia derecha. El central colombiano se perdería las primeras semanas de competición, y de hecho aún no ha podido debutar. Tras este llegó la lesión de Alex Martínez, pieza importante para Diego Martínez desde el lateral izquierdo pero con el que las lesiones se están cebando. La temporada pasada apenas pudo participar por una rotura del tendón de Aquiles, y en esta ha sido una rotura fibrilar la que no le ha permitido estrenarse en el presente curso. Pese a ello, Martínez logró suplirla primero con Quini, que inició así la temporada, jugando a pie cambiado pero haciéndolo a un gran nivel. Sin embargo el ex canterano del Real Madrid también caería lesionado, hecho que dio la oportunidad al joven Carlos Neva. El también ex canterano del club de las 13 Copas de Europa, que vive en una nube, pues en verano consiguió renovar con el Granada y pasó a ser miembro de pleno derecho del primer equipo. Con Quini lesionado, tuvo su oportunidad y no la desaprovechó. Debutó en Primera División ante el reciente campeón, el FC Barcelona, y lo hizo con nota. Su gran partido le ha mantenido en el 11 titular, encadenando cuatro partidos consecutivos jugándolo todo.

Pero las bajas no han estado solo en la zaga con las lesiones de Lozano, Alex Martínez y Quini, si no que también se han acumulado en el resto de posiciones. En el centro el campo el primero en caer fue Eteki, que comenzó de titular pero dos lesiones consecutivas (primero de rodilla y luego de tobillo). Pero al igual que pasó con los defensas, Diego Martínez encontró una solución en el banquillo que le ha permitido al equipo seguir compitiendo y rindiendo. Es así como Yangel Herrera ha tenido y aprovechado su oportunidad acompañando a Montoro en el doble pivote. También en el centro del campo ha caído Fede Vico, mediapunta dentro del 4-3-2-1 que ha utilizado el técnico granaíno. De nuevo Diego logró solventar el problema con acierto, pues la entrada de Ramón Azeez dotó al equipo de menor calidad pero de mayor despliegue físico, sin que el nivel del equipo descendiera.

Por último, y de menos gravedad, han sido las lesiones de Montoro (que cayó lesionado en el último partido liguero frete al Madrid) y de Carlos Fernández. El mediocentro, pese a tener tiempo extra por el parón de selecciones, no va a estar disponible, por lo que Diego tendrá que tirar de Gonalons para acompañar a Herrera y Azeez.

Foto: Granada C.F.