El salto de calidad en el Atlético llegará desde Lagarto

Comparte esta pubicación

El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, lleva ya tiempo repitiendo que todavía faltan pequeños flecos para poder competir de tú a tú con los más grandes. Diego Costa deberá contribuir a ello


Reza el dicho español que “Tanto va el cántaro a la fuente que acaba por romperse”. Y sin duda que el Atlético de Madrid lleva merodeando el ‘cántaro Diego Costa‘ por lo menos desde el inicio de la temporada 2015-2016. Este se ha convertido ya en el tercer mercado de verano en el que los colchoneros pujan fuerte por el delantero de Lagarto y, si la situación no da ningún vuelco de 180º grados, parece que de este periodo estival no pasa que Costa se vuelva a enfundar las rayas rojas y blancas.

Por fin Simeone tendrá a su disposición a un ariete contrastado y de primer nivel mundial, algo que recordemos no sucedía en el Atleti desde la marcha de Diego al Chelsea en 2014. Pues por unas razones u otras ni Mandzukic, Jackson o Gameiro pudieron rendir al nivel esperado, lo que lastró al conjunto rojiblanco en su pelea por los entorchados nacionales y continentales. A partir de enero de 2018 la dupla Costa-Griezmann deberá empezar a trabajar en pos del gol.

Si bien estos dos futbolistas no llegaron a compartir vestuario en el Calderón, ya que la salida de uno posibilitó la llegada del otro, sí deberían encajar por sus cualidades. Con Antoine jugando un poco más retrasado, casi de mediapunta, y la Pantera brasileña corriendo al desmarque, o incluso aguantando la pelota para las llegadas desde segundo línea del francés o Koke y Saúl.

Pero además, Costa deberá ayudar en la resurrección de una variante del juego desaparecida con la marcha de Mandzukic, los centros al área. Ha sido muy recurrente las últimas dos temporadas ver como las subidas de Juanfran y Filipe acababan en agua de borrajas, puesto que al llegar a línea de fondo estos centraban y nadie podía rematar. Los 188 centímetros del todavía ariete del Chelsea subsanarán ese mal.

A nadie se le escapa que el Atlético y Diego Costa están hechos el uno para el otro. Se dieron un tiempo de descanso pero tres años después la pareja volverá a oficializar su relación. Ya se sabe que donde hubo amor siempre quedan brasas. A partir de enero las brasas deben traducirse en goles.

Foto: Atlético de Madrid

Twitter: @darkast

Comparte esta pubicación