Un gol de Marcelo en los últimos minutos decantó un choque igualado frente al siempre incómodo Valencia a favor del Real Madrid


Otro día más en el que se repite la misma historia. El Real Madrid ganando en los últimos minutos, y es que parece que hasta les gusta o lo hacen aposta. Fueron a medio gas todo el encuentro con la vista puesta en el próximo partido de Champions League ante el Atleti y aún así lograron cosechar los tres puntos tirando de épica a la que la afición blanca está más que acostumbrada esta temporada.

El partido comenzó con un susto tempranero para el equipo local. Santi Mina tuvo dos ocasiones para batir a Keylor a placer, la primera la atajó bien el guardameta y la segunda se estrelló contra el palo. El Valencia se gustaba en la alfombra verde de la capital española, Carlos Soler y Dani Parejo se hicieron dueños y señores del centro del campo y Munir y Nani estuvieron muy activos en labores ofensivas y defensivas.

El Valencia perdonó en exceso y el Real Madrid, en una de sus pocas llegadas al área che abrió la lata del partido. Nacho mandó un centro preciso al corazón del área donde encontró a Cristiano Ronaldo, este cabeceó y batió a Diego Alves. A partir de este gol el Valencia se vino abajo y el conjunto local encerró a los de Voro en su rectángulo, pero sin transmitir apuros a la zaga.

Cristiano Ronaldo pudo sentenciar el enfrentamiento de un penalti que provocó su compañero Luka Modric, pero Diego Alves adivinó las intenciones del portugués y detuvo el lanzamiento. El Real Madrid estaba mejor con Asensio y Morata sobre el césped, hasta que Parejo hizo saltar las alarmas anotando un golazo de falta.

Quedaban menos de 10 minutos y la afición madridista se vino arriba y sus jugadores comenzaron a apretar. Todo tan fácil como se cuenta. Varios minutos de asedio local y el gol acabó llegando. Como siempre. Marcelo recortó a su par y encaró con su pierna menos buena, con la misma que pegó a la pelota y batió a Diego Alves.

El Real Madrid lo volvió a hacer, volvió a vencer en los últimos minutos. Esta vez fue Marcelo quien se vistió de héroe y no Sergio Ramos.  Los blancos resolvieron una de las últimas cinco finales que les quedaban para hacerse con el trofeo liguero.

Imagen: Web oficial del club

Twitter: @AdriContrerass