Real Madrid y Girona han demostrado mediante un recital de fútbol ofensivo que están dispuestos a medirse, sin acobardarse lo más mínimo, a todo tipo de adversario


El césped del Santiago Bernabéu ha sido testigo de uno de los partidazos más grandes que nos ha dejado la Liga Santander hasta el momento, donde ambos conjuntos se han mirado a los ojos provocando las ganas, de uno y otro, de mostrar al mundo lo que son capaces.

Es difícil llegar al Santiago Bernabéu y marcar 3 goles a los blancos, pocos hasta la fecha lo han podido lograr, como también es difícil meterle 6 goles al equipo revelación de la presente campaña. Un enfrentamiento con sabor a Clásico, sin duda.

El Real Madrid ha mostrado, a través de ligeras intermitencias, un juego implacable, similar a ese que brindó en la Supercopa de España, lo cual ha hecho despertar bruscamente a un Cristiano Ronaldo que con 4 goles más, acecha la primera plaza de goleadores, ocupada actualmente por el argentino Lionel Messi.

No hay equipo más confiado para plantar cara a ese apoteósico juego merengue que el Girona de la campaña 2017/2018. Con cabeza (que es como han llegado los 3 goles) han sabido permanecer en el partido sin perder el ritmo a un Madrid desatado, llegando incluso a empatar en un principio.

No en vano, la cualidad de un Real arrollador es suficiente para acabar con la esperanza de todo un Girona, que pese al ascenso logrado en la temporada anterior, está próximo de sentirse partícipe para competir en Europa.

Veamos cómo terminan su camino por primera ambos equipos, la lucha continúa.

Foto: Web Oficial Real Madrid CF

Twitter: @Saults777