CD Leganés 3-1 Villarreal CF: Remontada del Leganés en Butarque que hunde al submarino amarillo

Comparte esta pubicación

Tras vencer al Valladolid en Copa entre semana y clasificarse para los octavos de final, el CD Leganés repetía victoria en Butarque, esta vez a costa del Villarreal CF, equipo asentado entre los grandes, en la jornada 14 de la Liga Santander


Leganés amenecía a menos cero. Los pepineros sacaron sus banderas, gorros, guantes y abrigos blanquiazules de casa y llegaron al estadio para arropar a su equipo, que después de 4 partidos sin puntuar, necesitaba el calor de su afición. La hora, 12 de la tarde, era el horario perfecto para que la familia disfrutara del fútbol en el sur de la capital y ocupara las butacas del Estadio Municipal de Butarque, que rozaba el lleno.

Garitano y Calleja tuvieron que reordenar sus onces por la cantidad de lesiones en sus filas. En la enfermería del submarino las bajas fueron: Bruno Sonriano, Samu Castillejo, Cheryshev, Sansone, Andrés Fernández, Semedo y Leo Suárez. Además, no estaban por sanción Víctor Ruiz y Jaume Costa. Garitano, por su parte, no pudo contar con jugadores muy importantes como son: Brasanac, Siovas, Mantovani, Omar Ramos y Serantes. El míster pepinero propuso desde el minuto 1 un equipo compacto atrás con el fin de volver a ser el muro infranqueable de las primeras jornadas de Liga.

El partido empezó sin un equipo dominador. Según avanzaba el reloj, el Villarreal ganaba la posesión. El Leganés por su parte esperaba atrás y buscaba mediante El Zhar crear peligro por la banda derecha. El partido estaba igualado en el centro del campo y en posesión y los porteros a penas tuvieron que intervenir, con paradas contadas. El centro de la ira de Butarque desde el primer balón fue Bakambú. El delantero marcó un gol ilegal con la mano la pasada temporada que bien pudo valer el descenso del Leganés. Los pepineros no olvidan. En el minuto 32 se retiraba con problemas musculares Bacca. En su lugar entraba Soriano. En la recta final de la primera mitad el partido se calentó y en apenas 1 minuto, Trigueros, Bonera y Diego Rico vieron amarilla. Y cuando el partido adquiría más intensidad llegó el final del primer tiempo.

Y si todo apuntaba a un 0-0, el partido en la segunda mitad se revolucionó. Empezó a rodar el balón y tras las charlas correspondientes de Garitano y Calleja, ambos equipos empezaron a jugar con más intención de cara a portería. La afición pepinera estaba volcada con el equipo. Bakambú, en el minuto 58, la tuvo en una disparo raso, pero la mano de Cuéllar salvó el primer gol del encuentro. Dos minutos después, y tras un desajuste por un malentendido entre el portero y la defensa, Raba se aprovechaba y marcaba a portería vacía. Fue Trigueros quien puso el balón largo para que Raba se impusiera a la defensa. Los jugadores del Leganés pidieron falta al inicio de la jugada sobre El Zhar. El árbitro parece que no vio nada, pero la grada pitó airadamente y puede que lo fuera. Tras el gol, el Villarreal se vio más cómodo en el partido. En el minuto 68 Garitano movía banquillo. Salía del terreno de juego Szymanowski, que no ha jugado su mejor partido, y entraba Amrabat. En el minuto 72, Diego Rico, ponía las tablas en el marcador con un balón cruzado, en el que, a pesar de la potencia ejecutada, pudo hacer más Barbosa.

A falta de menos de 20 minutos para concluir el encuentro, el partido empezaba a ser un correcalles. Los técnicos agotaban los tres cambios y ambos equipos lo intentaban sin efectividad. Hasta que en el minuto 81, el jugador más desequilibrante del partido, El Zhar, finalizó un contragolpe perfecto que empezó Pires. El jugador controló, recortó y puso por delante en el marcador al Leganés. El Villarreal no encontraba la manera de hacer daño a los blanquiazules. En cambio, el Leganés, con el marcador a su favor, conseguía que los minutos finales se jugaran en campo del Villarreal. Y en una acción exquisita de Amrabat, el marroquí regalaba el gol a Pires que ponía el 3-1 definitivo.

Finalizó el partido con un Leganés que vuelve a sonreír, mientras que el Villarreal encadena su segundo partido cayendo derrotado. El equipo del sur de Madrid recupera la senda de la victoria tras cosechar cuatro derrotas ante el Sevilla, Valencia, Barcelona y Celta de Vigo. Con esta victoria, uno de los equipos más alabados en el inicio de Liga vuelve a encontrarse de cara al gol y vuelve a demostrar lo difícil que es anotarle un gol. El Villarreal sigue sin levantar cabeza y se ahoga en un juego sin intenciones y una plaga de lesiones que no cesa.

La afición regresa a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Su equipo cumple y se lleva una merecida victoria. Además, alcanza los 20 puntos, una cifra que bien puede ser la mitad de los puntos con los que hipotéticamente un equipo consigue salvarse y permanecer, una temporada más, en Primera División. Los seguidores amarillos regresan a Castellón con dudas.

Foto: La Liga

Twitter: @AlbaLopez143

Comparte esta pubicación