Comparte esta pubicación

Guillermo Barros Schelotto estampó la firma en el club de La Ribera hace casi un año, allí arribó al cargo por el desplazamiento de Rodolfo Arrubuarrena por malos rendimientos. El nuevo entrenador pese a malos resultados, poco juego y muchas cosas para mejorar, sabe que tiene un notorio respaldo de la dirigencia pero sobre todo de los millones de hinchas.
Si bien los hermanos Schelotto agarraron un equipo en decadencia, se pudo ver un pequeño cambio; impulsó a sus dirigidos la manera de ganar, presionar, la concentración y sobre todos esos atributos el más indispensable, la ambición para volver a conquistar trofeos,  aunque en la Copa Libertadores llegó a semifinales con un plantel formado por al anterior cuerpo técnico, no pudiendo lograr conquistar la séptima.
Ahora su principal déficit que deberá modificar  él Boca de Guillermo es  la falta de victorias en condición de visitantes en el campeonato local; acumula 5 derrotas y 3 empates. El tamaño de la espalda de Guillermo dependerá de resultados, para esto debe seguir trabajando con mucha dedicación para que el equipo empiece a responder con certezas y no dudas.
El gran dilema entonces sería; ¿Cómo está hoy Guillermo?, ¿Podrá poner nuevamente al club argentino con más títulos internacionales en la gloria? En primer lugar, el gran objetivo es la Copa Argentina que al ganarla tendrá un cupo a la próxima Copa Libertadores que va a estar enfrentando a Rosario Central en cuartos.

Foto: ole.com.ar

Comparte esta pubicación