Con buenos momentos de fútbol, el «Xeneize» superó por 3-0 a The Strongest y se aferró al segundo puesto del grupo C, que le asegura un lugar en la fase final del torneo continental


Boca estaba obligado a ganar para despejar cualquier posibilidad de que peligrara su clasificación, y lo logró. Además de cumplir su principal objetivo, también se dio el lujo de golear al que fue finalmente el colista del grupo, con los goles de Agustín Almendra, Sebastián Villa y Gabriel Valverde en contra.

Con pleno de titulares, el conjunto de Miguel Ángel Russo demostró su mejor versión en comparación con sus últimas actuaciones irregulares. Incluso estando bajo presión (la victoria era el único resultado posible), el «Xeneize» se las apañó para salir adelante y ser superior a un equipo, The Strongest, que con la llegada de Gustavo Florentín como entrenador elevó a sobremanera su nivel.

Ya desde el comienzo los fantasmas de una posible eliminación se esfumaron cuando Almendra conectó de primera una pelota perdida al borde del área y la envió al fondo de la red. Arrancar ganando, y bien temprano en el partido, proporciona una tranquilidad y una ventaja muy apreciable en la conducta de los jugadores, algo que se pudo notar en los argentinos de ahí en adelante. Muchas más situaciones claras prosiguieron al primer gol, fundamentalmente mediante la gestación de los mediocampistas centrales y la verticalidad de los extremos y laterales.

No fue hasta el final de los primeros 45 minutos que Boca logró materializar una nueva oportunidad. Una intervención pura y exclusivamente colombiana: pelota aérea al espacio de Edwin Cardona, desmarque y desborde por la banda izquierda de Frank Fabra, centro raso y llegada al gol de Sebastián Villa. Restaba todo el complemento, pero el «Xeneize» supo que el compromiso estaba casi sentenciado.

Tal era su convicción que a la salida de los vestuarios la dinámica del partido se mantuvo igual. Dominio del local y complicidad del visitante, la cual alcanzó su máxima expresión en el tercer y definitivo tanto. En esta ocasión, Villa atacó por el extremo derecho, superó a su marca y envió un buscapié potente con destino a Carlos Tévez que fue interceptado antes por Gabriel Valverde. El defensor rival intentó despejarla pero la suerte no estuvo de su lado y la pelota acabó en su propia meta.

Sin pasar por grandes exigencias, Russo metió a la cancha a la mayor cantidad de suplentes que pudo para proporcionarles participación, y sobre todo, para que los titulares descansen. En ningún momento el «Tigre» pudo imponer la idea de juego con la que vino a la Bombonera, y el talento individual de sus rivales fue determinante en el resultado final.

De haber vencido, el elenco boliviano ocuparía hoy el lugar de privilegio con el que cuenta Boca. Tan solo un punto los separaba en la previa de esta última fecha, pero la ilusión no fue suficiente y una vez más The Strongest se quedó en la fase de grupos aunque esta vez por un pelo. Por su parte, el «Xeneize» se alzó con un nuevo récord: mayor cantidad de veces en superar esta ronda inicial de forma consecutíva (17 de las últimas 22 ediciones de torneos continentales).

El martes 1 de junio se llevará a cabo en Paraguay el sorteo de los octavos de final del certámen, y allí el conjunto azul y oro conocerá su rival. Al finalizar en el segundo lugar del grupo, le tocará enfrentar a un equipo que se haya hecho con el primer puesto como es el caso de Palmeiras, Argentinos, Atlético Mineiro, Fluminense, Flamengo, Racing, Barcelona de Ecuador e Internacional de Brasil.


SÍNTESIS DEL PARTIDO

Foto: CONMEBOL Libertadores

Twitter: @ivovidal_8