Bale 3

Gareth Bale, un problema psicológico

Comparte esta pubicación

Bale estará un mes de baja tras volver a caer en el dique seco. En cinco temporadas acumula 19 lesiones y más de 60 partidos fuera de las convocatorias por no estar disponible debido a problemas físicos


Gareth Bale ha vuelto a caer esta semana. El Real Madrid ha informado en un comunicado oficial que el futbolista galés ha sufrido una rotura fibrilar en el aductor de la pierna izquierda. Esta nueva lesión le mantendrá alejado de los terrenos de juego al menos un mes por lo que se perderá entre siete y diez partidos del conjunto madridista. En lo que va de temporada ya son 40 los días que el 11 no ha estado a disposición de Zidane, ocho partidos en total. El drama es mayor si tenemos en cuenta que de los últimos 60 partidos disputados por los blancos, Bale no ha podido pisar el verde en 40 de ellos.

19 lesiones en cinco temporadas no responden a motivos únicamente deportivos. Bale es futbolista espectacular cuyo punto fuerte radica en su capacidad atlética. Es un portento físico. Marca las diferencias gracias a la superioridad que le otorga la explosividad que desarrolló en tierras británicas. No obstante, no es oro todo lo que reluce. Su mayor virtud es su gran penitencia. Gareth se ha perdido en cinco temporadas más de 60 partidos por no estar apto para jugar, una losa demasiado pesada para cualquier deportista de élite.

Tantas lesiones no pueden ser fruto de la casualidad. Bale es un futbolista disciplinado que cumple con las disposiciones de los doctores que le atienden, pero su problema es algo mental. El factor psicológico juega un papel determinante en la predisposición, consciente o inconsciente, de cualquier persona a volver a caer en el dique seco. Algunos de los factores mentales que pueden provocar la reiteración de una lesión responden al hecho de haber estado lesionado previamente en la misma zona, problemas familiares o el estrés. Este último es el que más daño ha hecho al futbolista merengue.

El estrés está destrozando la carrera de Bale. La motivación por querer callar las bocas de quienes le tachan de no tener el nivel para jugar en el Santiago Bernabéu y las altas demandas de los aficionados que le exigen rendir al máximo en cada partido están penalizando la recuperación total del extremo galés. El problema de Bale no es físico, es mental y la solución pasa por hacer oídos sordos al exterior para encerrarse en si mismo, recuperar plenamente el físico que le hizo dominar Europa y regresar completamente recuperado. Lo fácil es decirlo, lo difícil es conseguirlo.

Fotografía: @GarethBale11

Twitter: @borjasarobe11

Comparte esta pubicación