River

El año futbolistico de River

Comparte esta pubicación

El 2017 no comenzó de la mejor manera para el equipo que dirige Marcelo Gallardo. En el estadio único de La Plata, River perdió en forma categórica ante Lanús por 3-0 por la Supercopa Argentina, trofeo que enfrentó al ganador de la Copa Argentina 2016, con el ganador del torneo local 2016. El cotejo se desarrolló en una fecha bastante incómoda, con los equipos en plena pretemporada.


River arrancó bastante lejos de la punta el torneo doméstico, a nueve unidades del líder Boca. El campeonato se reanudó en la fecha 15, allá por marzo, fecha en que la brecha se estiró y el Xeneize sacó 11 puntos de ventaja. La diferencia parecía irremontable, por lo que muchos hinchas dieron por descartado el campeonato y se enfocaron de lleno en la Copa Libertadores.  Sin embargo, El Millonario consiguió una soberbia racha de cinco triunfos consecutivos, seguida de un empate y otras tres victorias en seguidilla, incluido el superclasico, en donde el equipo se impuso por 3-1 . A cuatro fechas del final, el equipo quedó a un punto, pero en el desenlace del torneo se desinfló

A pesar de no haber logrado el campeonato, el objetivo principal siempre fue la Copa Libertadores. En el mundo River todos sentían que era la Copa a ganar a por como se estaba desarrollando el máximo torneo continental y por los rivales que iban quedando en el camino. River Pasó la primera ronda con total holgura y comodidad. Fue líder de la zona 3 sumando 13 puntos producto de cuatro victorias, un empate y una derrota (jugando con un equipo alternativo) .

En los octavos de final llegaron los refuerzos de jerarquía que tanto pedía el público: Javier Pinola, Ignacio Scocco y Enzo Pérez. Sin embargo, debió sufrir la partida de Sebastian Driussi y la inesperada ida de Lucas Alario. El primer rival a vencer era Guaraní, la ida fue 2-0 en Asunción y la vuelta un empate 1-1 en el Monumental. Llegaba el turno de viajar a la altura de Bolivia, escenario siempre difícil para cualquier equipo que no esté acostumbrado a jugar en esas condiciones. Fue derrota por 3 a 0 ante Jorge Wilstermann y una semana después se dio la épica en la Casa Blanca. En una noche memorable y de antología humilló 8 a 0 con una cátedra de fútbol y carácter.

Luego llegaría el turno de jugar las semifinales ante Lanús. En la ida, el conjunto Granate se replegó atrás y salió a jugar de contra, pero River tuvo el oficio para imponerse 1-0 e ir con cierta tranquilidad a jugar la vuelta en el sur del Gran Buenos Aires.  En la vuelta, el local cambió radicalmente el planteo y salió a jugar de igual a igual. River se  vio beneficiado porque quedaron espacios disponibles para sus hombres y al término de los primeros 45 minutos se imponía por 2-1, lo que obligaba a Lanús a convertir tres goles más. A partir de ahí, la debacle. La noche se transformó en una de las peores pesadillas de la historia en torneos continentales. Lanús consiguió los tantos que necesitaba para pasar y en el medio de la polémica del VAR, dejó al equipo de Gallardo con las manos vacías.  

Rver había apostado todas sus fichas a la Copa Libertadores, por lo que dejó descuidada la Superliga. En los 12 partidos disputados, sobre 36 puntos posibles, solo sumó 15, con una efectividad muy baja del 41,6%. Ganó 4, empató 3 y perdió 5. Recibió 18 goles en contra, siendo uno de los equipos más goleados de la Superliga. Sin embargo, se quedó con el premio consuelo. En la final de la Copa Argentina pudo repetir el torneo tras vencer a Atlético Tucumán por 2-1 y en marzo del próximo año jugará una superfinal con Boca después de 32 años.

Twitter:@pablo1683

Foto: Imstagram River

Comparte esta pubicación