Su buen hacer en el mundo empresarial le posicionó como una de las personas más influyentes de la élite futbolística


Natural de Asunción, Alejandro Domínguez quiso graduarse en la Universidad de Kansas como economista. Este título lo redondeó obteniendo una gran mención honorífica en la Universidad Católica de Asunción. Domínguez también fue gerente general de La Nación durante un año, al igual que presidente del Grupo Nación de Comunicaciones llegando a crear Diario Crónica y la Radio 970.

Pero si por algo se caracterizó Alejandro, además de por ser un bueno empresario, eso fue por tener sangre de altos gerentes. Y es que su padre Osvaldo Domínguez fue presidente del Club Olimpia, un órgano muy importante a nivel mundial. Hace justamente diez años, Alejandro cogió el puesto de vicepresidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol hasta agosto de 2014, donde posteriormente fue inquilino. A principios de noviembre de 2015, el por entonces presidente Juan Ángel Napout fue arrestado y renunció del cargo. El 26 de enero de 2016 ya se hacía oficial que Alejandro Domínguez cogía las riendas hasta 2019.

Buen amigo de Florentino, Alejandro Domínguez hará posible el sueño de muchos españoles de ver uno de los mejores partidos del mundo en el estadio Santiago Bernabéu. Sin duda alguna, es una noticia cuanto menos demoledora para el fútbol español. “Quiero recordarles a los presidentes de los clubes, probablemente los más poderosos, que el mundo está pidiendo un ejemplo de caballerosidad, deportivismo y valoresque transmite el deporte. A los técnicos, que admiro mucho y quiero felicitar porque llegaron a esta instancia por capacidad propia, que envíen esta señal al mundo”, manifestó.

Imagen: Agencias.