En parte debido a las excesivas victorias de Boca ante Vélez por 7-1 y de Estudiantes frente a Arsenal por 5-0, la cuarta fecha del campeonato logró el récord de ser la que más goles cosechó en el último tiempo. Incluso superó el número del resto de ligas en Sudamérica y Europa durante este fin de semana


La última fecha del campeonato de primera división argentino vino acompañada de un hecho bastante inusual: la cantidad de goles que se registraron entre los 13 partidos disputados. Lógicamente la apabullante victoria por 7-1 de Boca Juniors ante Vélez se llevó todas las miradas, pero ese mismo día otro resultado atípico se produjo en el encuentro entre Arsenal de Sarandí y Estudiantes de la Plata. Fue un 5-0 del “Pincha” en calidad de visitante y desplegando un alto nivel futbolístico, con lo cual ya se acumulaban en la cuenta unos 13 tantos en tan solo dos compromisos.

A pesar de no contar con otros resultados demasiado abultados (si se quiere, se puede sumar la victoria 3-1 de Godoy Cruz sobre Platense), se alcanzó en total la suma de 37 gritos de gol (2.85 de media), de los cuales 14 fueron anotados por los equipos que ejercieron de locales, y 23 por los visitantes. Un número muy alto si ponemos en comparación la cantidad de anotaciones registradas en las anteriores tres fechas del campeonato: 30 tantos en la tercera, 30 en la segunda y 35 en la primera jornada.

Los 13 partidos de la fecha lograron recolectar 37 goles, una cifra no alcanzada desde hace tiempo.

Para tomar dimensión de esta especie de récord, basta con cotejar los números registrados durante las últimas tres temporadas en el fútbol argentino. En el campeonato más reciente, la Copa Diego Armando Maradona, que tuvo hace unos meses a Boca como campeón, se superó solo dos veces la marca de 37 goles del pasado fin de semana. Fue durante la tercera y la quinta fecha de la fase final, en las que se anotaron 41 goles en cada una (3.42 de media)

Si nos vamos a la campaña 2019/20, los 39 goles anotados en la tercera fecha del campeonato (3.25 de media) fueron la marca más alta y por ende la única que logró vencer a los temibles 37. Por otra parte, en la temporada 2018/19, dónde Racing levantó el título, nunca se pudo superar el récord conseguido en el actual campeonato, siendo los 36 tantos conseguidos en la 15ta. fecha el número más elevado.

Incluso, ni las cinco ligas más importantes en territorio europeo (Alemania, España, Francia, Italia e Inglaterra) pudieron estar a la altura durante su actividad en el fin de semana. Porque se marcaron 19 goles en la Premier League, 30 en LaLiga Santander, 32 en la Serie A, 20 en la Bundesliga y 23 en la Ligue 1. Sin embargo, el bajo número de los campeonatos del “viejo continente” se explica por la menor cantidad de equipos que las integran. Mientras que la Copa de la Liga Profesional argentina se compone de 26 equipos, las otras cuentan con 20 clubes (exceptuando la liga alemana con 18).

Con respecto a la zona sudamericana, Argentina domina por encima de los 28 goles en Uruguay, 21 en Colombia, 16 en Ecuador y 9 en Paraguay. Aunque al igual que se mencionó anteriormente, estas competencias limítrofes poseen muchos menos equipos militando en la primera categoría.

Comparación entre los goles anotados en la jornada del fútbol argentino y la de las ligas europeas más importantes.

La última vez que se habían presenciado tantos goles en un mismo partido fue curiosamente en otro partido de Boca e increíblemente bajo el mismo resultado. Por el torneo Apertura 2006 y bajo la dirección técnica de Alfio “Coco” Basile, el “Xeneize” visitaba a San Lorenzo en Boedo, y ante 35 mil personas, se lució en lo que fue una ráfaga de goles. Martín Palermo por triplicado, Rodrigo Palacio por duplicado, Neri Cardozo y Andrés Franzoia fueron los autores de los 7 tantos, que supusieron un récord para el club y que lo dejaría como líder del campeonato en aquel momento.

El 7-1 de Boca a San Lorenzo en el año 2006 es el antecedente más reciente de un resultado tan abultado.

Históricamente, la goleada 7-1 que Boca le endosó a Vélez está lejos de alcanzar el récord que posee Banfield, cuando en el torneo Nacional de 1974 le llenó literalmente la canasta a Puerto Comercial. Un modesto club del interior que había ascendido a primera división y que poseía un plantel muy joven, incapaz de plantarle cara al “Taladro”. 13-1 fue el resultado de aquella tarde que no solo quedó en los anales del fútbol por lo abultado que fue, sino que también por el hecho de que un mismo jugador metió la mayor cantidad de goles en un mismo partido; el atacante Juan Alberto Taverna se anotó siete veces en el marcador. Dos registros hasta ahora insuperables.

Hay dos resultados superiores al de Banfield: en 1897, cuando Belgrano Athletic aplastó 14-0 a Palermo Athletic Club, tanteo que se repitió en la paliza de Alumni a Reformer de Campana en 1905. Pero ambos se produjeron en el contexto del amateurismo, cuando la actividad aún no se llevaba a cabo de manera profesional. Otra ocasión destacada es el “Argentinos Juniors 12-0 Talleres de Córdoba” que se erigió como la mayor goleada registrada por un equipo sin recibir goles.

Foto: Diario Líbero

Twitter: Ivo Vidal