River Plate empató por la Superliga.

¿Qué pasa con River Plate?

Comparte esta pubicación

El conjunto Millonario perdió una vez más, pero lo que llama rotundamente la atención es ver al equipo deambular en la cancha, transitar los 90 minutos sin alma y con errores conceptuales y de juego tan básicos, que provocan desesperación pensando a futuro


Ayer, River Plate, volvió a acumular otra caída, esta vez frente a Lanús de visitante por 1-0, que suman otra mala a la seguidilla de partidos: derrota sobre la hora con Gimnasia de La Plata, Newell’s como local, frente a los suplentes de Independiente, Boca Juniors en el Monumental, Huracán de visitante con solo una llegada y el papelón del año pasado en la Libertadores dan la sensación de que River no es el River al que nos acostumbró Gallardo en 2015.

Hoy, el club, se ha convertido en un equipo rarísimo, que parece no saber a lo que juega. Los que entran no hacen ninguna diferencia, la defensa parece perdida, agotada, como pidiendo a gritos ayuda. Ignacio Scocco juega por el resto y tiene que transformarse en asistidor, luchador y goleador, como ocurrió el fin de semana pasado frente a Olimpo de Bahía Blanca. Así es muy difícil.

El Millonario funciona mal como equipo y acá es donde la solución tampoco aparece en las individualidades, como es el caso de Gonzalo “Pity” Martínez, a quien se le pide más. Incluso los errores personales de cada jugador fomentan una bola catastrófica de furcios colectivos.

Y no pasa sólo por lo deportivo. ¿Acaso no hubieron partidos con el River Plate multicampeón de Marcelo Gallardo que el juego no aparecía y entonces ganaban a lo guapo, cerebralmente, comiéndole la cabeza a los rivales? Hoy esa confianza desapareció. Ya ni siquiera el mismo director técnico encuentra respuesta.

En este momento del club, nadie ‘salva las papas’. Seamos sinceros, con River perdiendo ¿vos confías que lo dan vuelta con el ingreso, de por ejemplo, Carlos Auzqui o Iván Rossi? Y no es por pegarle a algún jugador del Millonario en particular, sino que es sólo para graficar otra cosa que se perdió: la confianza.

Ahora se viene una chance única, una oportunidad para salvar lo flojo del último semestre y parte de este año que va. Porque la final de la Supercopa Argentina frente al máximo rival el próximo 14 de marzo, nos encuentra en un momento futbolístico tétrico, pero tienen un par de días para volver a darse cuenta que tienen el escudo de River en el pecho. Que Gallardo es el que está guiándolos.

Después de mucho tiempo, River Plate tiene un arquero de primera categoría como había sido pedido por los hinchas. Contrató a Bruno Zuculini para darle una mano a Leonardo Ponzio, que tiene que jugar por todos, e Ignacio Scocco, que no tenía socio se rencontró con la aparición de Rodrigo Mora y con Lucas Pratto, por quien se pagó 12 millones de dólares. Con todo sumado y en perfectas condiciones será tarea de la dirigencia no volver a errar de ahora en más.

También, este año nuevamente estará la Copa Conmebol Libertadores y la camiseta merece ser respetada por su pesada historia. No todo está perdido, dicen que el tiempo todo lo cura y que el fútbol da revancha. Bueno, tienen que demostrarlo ahora. Hagan las cosas bien.

Twitter: @MatiasOrtiz_05

Comparte esta pubicación