El Valencia juega cuando le apetece

Querer es poder, o eso dicen. El Valencia de este año plasma a la perfección esa idea. En los duelos contra los grandes sale la garra y el juego que no ha tenido el equipo durante el resto de la temporada


El partido contra el Barcelona parecía el más complicado de los encuentros por el momento de forma en el que se encontraban ambos equipos. No obstante, los despistes defensivos y la actuación arbitral fueron los causante de la derrota de un Valencia que dio la cara y puso en apuros al equipo de Luis Enrique.

A lo largo de la semana en Valencia se respiraba la sensación de indiferencia acerca del partido del domingo. La semana fallera y la situación en la que se encuentra el club eran las dos principales causas de un ambiente frío respecto al encuentro. Todo hacía pensar que el Barça, que venía de perder contra el Deportivo de la Coruña tras llevar a cabo una remontada histórica en la Champions, destrozaría al Valencia.

El Valencia de las dos caras, la defensa y los árbitros no ayudan

Una vez más los de Voro mostraron que el equipo este año tiene dos caras. La cara positiva es laque ofrece un juego “de tú a tú” a uno de los mejores equipos del planeta, consigue adelantarse en el Camp Nou, empata con un hombre menos y tiene oportunidades hasta el final del partido. La cara negativa, que desespera a la afición blanquinegra, es la que se muestra en el resto de partidos, en los que el equipo necesita sumar, contra rivales que, sobre el papel, son muy inferiores.

Defender al Barça es una tarea complicada. No obstante, son incomprensibles los dos errores infantiles que generan el primer gol y la expulsión de Mangala, que condicionó claramente el partido a favor del equipo local. La actuación arbitral tampoco pasó desapercibida. Si ya es difícil jugar contra los 11 mejores jugadores del mundo, se hace imposible cuando el colegiado pone mucho de su parte para que la Liga siga viva para el Barcelona.

El juego no fue del todo malo. El valencianismo se queda con las buenas sensaciones de haber sido capaces de plantarle al Barça, pero se desespera al ver que el equipo juega cuando se le antoja, y en la mayoría de ocasiones es contra los grandes equipos. Si la actitud y las ganas fuesen las mismas en todos los encuentros, el equipo no estaría donde está ahora mismo. Semana de descanso y a ver que versión muestran lo jugadores contra un rival directo por la salvación, como es el Deportivo de la Coruña.

Foto: Sky Sports

Twitter: @javiergasco