Los cambios del Real Zaragoza de César Láinez

El Real Zaragoza ha ganado en Elche por 0-3, completando uno de los mejores partidos que se recuerda en lo que va de temporada. Destaca un primera parte donde los blanquillos presionaron arriba, fueron solidarios, jugaron con velocidad y criterio y estuvieron afortunados de cara a puerta


EL SISTEMA: el 4-1-4-1 ha sido clave para el desarrollo del partido. Con dos volantes, Ros y Bedia, por delante de Zapater ayudando en el trabajo defensivo y dándole criterio a la salida de balón. Gran despliegue físico de ambos, especialmente de Bedia que venía de no contar mucho para Agné.

LA PORTERÍA: se cierra el debate en la portería. Ratón es el portero. Un puesto de confianza que César Láinez ha depositado sobre el canterano.

LA DEFENSA: un cambio cuanto menos sorprendente. José Enrique y Cabrera han cambiado sus posiciones. El valenciano ha ocupado la posición de central zurdo y el uruguayo ha jugado como lateral izquierdo. El cambio le aporta al equipo una salida de balón más limpia, pero es cierto que pierde profundidad por la banda izquierda.

LA CANTERA: Láinez conoce mejor que nadie a los jugadores del filial. Si bien es cierto que su trabajo no fue sobresaliente, es conocedor de las virtudes de todos sus jugadores. Hoy apostó por Ratón y Pombo. Ambos cumplieron con creces y se atisban como jugadores de futuro, aunque necesitan partidos.

CONFIANZA: si por algo se caracteriza el ex portero zaragocista, ahora entrenador del Real Zaragoza, es por su carácter. Hoy el conjunto aragonés ha demostrado creer en lo que hacía. Sin dudas y con determinación.

Tres puntos importantes para alejarse de la zona del descenso y un empujón de moral para el equipo y la afición. Si bien es cierto todo esto, también lo es que en la segunda parte el equipo bajó, sobre todo, físicamente. Pagó muy caro el esfuerzo de la primera mitad y esto le puede hacer sufrir más en otros partido donde la puntería no esté tan fina.

Foto: Heraldo de Aragón

Twitter: @Sergio_Sande