Barça 3

La asignatura pendiente del Barça

Hasta hace unos años, el Real Madrid se caracterizó por invertir sumas millonarias de dinero en futbolistas extranjeros para reforzar sus plantillas sin demasiado éxito. En los últimos tiempos, las tornas se han invertido. El Barça compra fuera y mal y los blancos adquieren calidad nacional a precio de ganga


Andrés Iniesta levantó hace poco más de un mes la Copa del Rey para cerrar una temporada con más sombras que luces en can Barça. El título conseguido ante el Alavés sirvió para despedir a Luis Enrique como técnico culé con su noveno trofeo en los tres años que dirigió el navío azulgrana. La temporada tuvo demasiados altibajos que desembocaron en la catástrofe de Turín y en la pérdida de la hegemonía en la competición regular doméstica a manos del Real Madrid. Todo esto llevó a los máximos mandatarios a la consigna general de que era necesario una remodelación en el club para construir un nuevo proyecto ganador, competitivo e ilusionante.

Para ello, el mercado de fichajes estival es el vivero perfecto para sembrar las semillas del nuevo jardín catalán. Los objetivos parecen claros: un lateral derecho y un mediocentro organizador. A estas dos demarcaciones se le podrían añadir la de un central (parece que Yerry Mina está atado para enero) y la de un centrocampista ofensivo. Los nombres que han salido a la palestra, Verratti, Paulinho, Bellerín, Cedric, Semedo, Dembelé, Coutinho…poseen dos características comunes: caros y foráneos.

El Barça no aprende la lección. En las tres últimas campañas ha gastado más de 340 millones de euros en 15 jugadores. Doce de ellos jugadores internacionales y tan solo tres futbolistas españoles lo que ha provocado que, a día de hoy, más del 56% de la plantilla esté compuesta por peloteros extranjeros. Mientras tanto, las canteras españolas continúan sacando jóvenes llamados a marcar una época en el fútbol nacional y las categorías inferiores de la selección absoluta acumulan éxitos allá por donde van. Robert Fernández y compañía están dispuestos a pagar más de 80 millones por Verratti, 40 por Paulinho, 40 por Bellerín, 80 por Dembelé pero no quieren rascarse el bolsillo y arriesgar por talentos hispanos como Ceballos, Soler, Odriozola o Saúl. Rectificar es de sabios, pero en la secretaría técnica culé parece que el refranero español no es bien recibido.

Foto: www.psg.fr

Twitter: @borjasarobe11