ceballos 3

El dilema de Dani Ceballos

El centrocampista bético es un jugador nacido para triunfar en un gran equipo de fútbol. A su calidad técnica y visión de juego en los últimos tiempos ha añadido el trabajo físico que le ha convertido en el objeto de deseo de los mejores equipos de España


El fútbol es un deporte efímero, el tiempo vuela y las oportunidades brillan por su ausencia. Los trenes no suelen parar dos veces en la misma estación. No obstante, las prisas nunca han sido buenas consejeras para ningún deportista. Para tomar una decisión es necesario detenerse, respirar y pensar las cosas más de una vez. En esa tesitura se encuentra Dani Ceballos, un futbolista que en menos de un año ha pasado de ver los partidos de su equipo cada semana en la grada del Benito Villamarín a tener que decidir si quiere jugar en el Real Madrid, el Barça, el Atlético de Madrid o en el equipo que le ha visto crecer y le ha catapultado a la fama mundial, el Real Betis Balompié.

Nacido en el sur de España, Ceballos rebosa calidad por todos los poros de su piel aún juvenil. No seré yo quien enumere una vez más todas las cualidades que nos hacen pensar a todos los aficionados que estamos ante un futbolista diferente, un mago, una joya, un crack que nos recuerda en cada recepción, en cada movimiento, en cada acción individual y colectiva que el fútbol es un deporte hecho para divertir y levantar al público de sus asientos. Hechas las presentaciones pertinentes toca pasar al quid de la cuestión, el futuro.

Con media España a sus pies es el momento de que el futbolista sevillano demuestre una de las características que distinguen al buen futbolista del gran pelotero, la ambición. Ceballos tomará la decisión más importante de su vida en los próximos días y ahí veremos de que pasta está hecho. Si decide dar el salto a un transatlántico la próxima campaña con la suficiente confianza en si mismo como para verse capaz de hacerse un hueco entre los astros del balón y triunfar en la élite mundial o prefiere seguir madurando un año más en casa.

Fichar por el Real Madrid es, a día de hoy, sinónimo de jugar un año más en el Betis debido a la competencia en la casa blanca. Optar por el Barça le abriría las puertas de la titularidad si el club catalán no apuesta por Verratti y el utrerano demuestra lo que sabe hacer al instante de arribar en el Camp Nou y desembarcar en el Wanda Metropolitano conllevaría, probablemente, no poder disputar competición europea la próxima temporada dada la sanción impuesta por la FIFA al club madrileño y la intención de la entidad de incorporar a otros jugadores para cubrir las tres vacantes que permite la UEFA inscribir en el mes de enero en la Champions League.

¿Aventura o comodidad? ¿Triunfar o fracasar? ¿Arriesgar o asegurar? Muchas opciones, todas ellas tentativas, pero solo una persona tiene la respuesta, Dani Ceballos.

Foto: www.twitter.com/DaniCeballos46

Twitter: @borjasarobe11